BAQUIA

Instalar malware espía en iPhone es más fácil de lo que parece

Touch-id-Apple.png

Apple

Violar la seguridad de un iPhone ha resultado difícil, muy difícil, tanto así que el FBI, uno de los organismos de investigación criminal más respetados del mundo, se vio en la obligación de pedirle a Apple colaboración para acceder al iPhone 5c de uno de los sospechosos del atentado de San Bernardino. Apple se negó, pero el FBI encontró una solución a su requerimiento a través de un tercero, pero que resultó útil en una tarea que debería ser incluida en las películas de Misión Imposible.

Es entonces un hecho que, estando bloqueado el iPhone, es casi imposible violar su poderosa seguridad. Sin embargo, ¿qué sucede cuando se tiene acceso al celular?

Supongamos que se posee la clave del móvil y estamos en frente de la interfaz con las aplicaciones prestas para funcionar. Ahora ese smartphone, que resultó imposible para el FBI, se convierte en un juguete al que le pueden instalar malware rápidamente, con un nuevo software llamado Su-A-Cyder, que automatiza el proceso de creación de software espía, rápido y sucio, según informa Forbes, y como se puede observar en el siguiente vídeo:

Solo existen dos condiciones para operar Su-A-Cyder. La primera es lograr acceso al móvil desbloqueado por unos minutos. La segunda es poseer una versión descifrada de cualquier aplicación que será utilizada como caballo de Troya, y que puede ser adquirida en una tienda pirata o a través de una búsqueda en Google.

Este tipo de ataque podría ser útil para aquellos que quieran tener un control sobre las personas cercanas, sobre todo para los más pequeños. Muchos tipos de malware comerciales, como mSpy o FlexiSpy, tienen requisitos similares: el acceso al dispositivo y el tiempo para cargar el software. Esos tipos de malware se comercializan como aplicaciones de monitoreo o vigilancia a los niños del hogar, aunque se han planteado preocupaciones acerca de su uso en adultos, parejas, matrimonios, etc.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios