BAQUIA

La protección de datos en Europa

huella-digital.jpg

Aprovechando la celebración el pasado 28 de enero del dia de la Protección de Datos en Europa, quería reflexionar sobre ciertas amenazas a la privacidad que estamos observando en los últimos tiempos; y transmitiros algunos consejos para preservarla.

El conjunto de riesgos o amenazas de la privacidad podríamos sintetizarlos en los siguientes puntos que iremos desarrollando

  • Vigilancia de los gobiernos
  • Tratamiento de los datos de carácter personal por parte de empresas y servicios
  • Exposición de información involuntaria en Internet, y redes sociales

La jornada conmemorativa

Empecemos por saber quien convocó la jornada del pasado día 28 de enero, y con qué propósito.  El día de la Protección de Datos es una jornada impulsada por la Comisión Europea, el Consejo de Europa y las autoridades de Protección de Datos de los estados miembros de la Unión Europea, con el objeto de difundir el conocimiento entre los ciudadanos acerca de cuáles son sus derechos y responsabilidades en materia de protección de datos.

Para festejar este día, se organizó en Madrid  una jornada sobre el tratamiento masivo de la información;  a la que asistieron investigadores, expertos y autoridades europeas. La celebración fue inaugurada por el director de la AEPD (Agencia Española de Protección de Datos), José Luis Rodríguez Álvarez, y  estuvo centrada en el “Big Data” y en la “Internet de las Cosas”, y en la capacidad de analizar en tiempo real y proteger la información de los 50.000 millones de dispositivos conectados que se prevé para 2020.

La capacidad predictiva de las nuevas tecnologías para el análisis en tiempo real de esta enorme cantidad de datos, ofrece muchas ventajas económicas y de bienestar social, pero también plantea grandes riesgos para la privacidad personal. Según los expertos, podría suceder, por ejemplo, que las aseguradoras, al disponer de datos anticipados sobre enfermedades susceptibles de ser desarrolladas por ciertas personas les animaran a subirles las primas o incluso rechazarlas aún estando sanas. O en la enseñanza, se podría dar el caso también de la exclusión de ciertos niños incluso antes de formar parte siquiera del sistema educativo si las predicciones a partir del análisis de información masiva desvelaran que su futuro académico se sospecha poco brillante. Por otro lado, los expertos también coinciden en el riesgo para la privacidad personal que implica tanta información personal disponible para cualquiera en el caso de que sea utilizada de forma dañina y no solo con fines comerciales.

En el campo que si se ha detectado un gran beneficio del Big Data, ha sido en el sanitario; en el que gracias al procesamiento en tiempo real de millones de datos, se facilitará la aplicación de tratamientos más personalizados según las características de los pacientes; y se podrá pronosticar la probabilidad, tanto de forma individual como colectiva, de sufrir enfermedades.

La vigilancia de los gobiernos

Otro aspecto sobre la privacidad que preocupa bastante a los ciudadanos europeos y americanos; y sobre todo a raíz de los atentados yihadistas en Francia, es la vigilancia que pudieran ejercer los gobiernos sobre la información personal, en aras de mantener la seguridad colectiva.  En este aspecto José Luis Rodríguez Álvarez manifestó que no estaría justificada por parte de los estados la extralimitación en el control de los datos personales de los ciudadanos, aunque sea para preservar su seguridad.

b2ap3_thumbnail_Obama-y-Cameron.jpg

Pero la realidad, es otra. Obama y Cameron se reunieron una semana después de los atentados yihadistas; y acordaron la creación de una célula conjunta para coordinar la respuesta de sus agencias de inteligencia y seguridad ante amenazas cibernéticas. Un acuerdo de este tipo, en principio es beneficioso; pero lo que desconocemos es el alcance que puedan tener las medidas concretas que piensan desarrollar tanto conjunta, como  individualmente. Por ejemplo, en el Reino Unido, Cameron ya ha declarado que tiene intención, si gana las elecciones, de dar a los servicios secretos más competencias para espiar las comunicaciones privadas en internet y por teléfono. Por su parte, Obama no llegó a respaldar la propuesta de Cameron; pero sí manifestó que, \”si llegamos a una situación en la que la tecnología no nos permite seguir la pista a alguien que estamos seguros de que es un terrorista\”, eso \” supondría  un problema. Además Obama asegura que Estados Unidos ha estado \”dialogando con compañías\” de telecomunicaciones \”para encontrar maneras en las que podamos respetar las legítimas preocupaciones de privacidad\”, al tiempo que se vigila las comunicaciones de los sospechosos de terrorismo.

Lo que sí es cierto, es que un nivel mínimo de vigilancia es necesario para identificar a los terroristas. Entre las medidas que el Parlamento Europeo quiere adoptar en este sentido es la implantación del Registro de Pasajeros (PNR) comunitario. Registro que muchos países ya lo tienen en marcha.

b2ap3_thumbnail_PNR-650x300.jpg

Los datos que se recogen en el registro son entre otros: nombre y apellidos, fecha de emisión de los billetes, fecha prevista del viaje, dirección y datos de contacto,  itinerario del viaje, nombre de la agencia de viajes, información sobre el billete, número de asiento, e información del equipaje.

El tratamiento de los datos de carácter personal

Hoy en día como consumidores de productos y servicios necesitamos divulgar información sobre nosotros. A menudo son datos de carácter privado que en principio se emplean para  mejorar y personalizar el servicio y mejorarlo. Pero gracias a Internet, hemos perdido nuestra capacidad de comprender y de elegir, de forma deliberada y consciente qué información sobre nosotros queremos revelar y cual no.

Para protegernos de posibles los posibles abusos por parte de las empresas, en España, la Agencia Española de Protección de Datos regula mediante distintas normativas los derechos a la privacidad de información. La AEPD en su guía del ciudadano informa sobre el derecho fundamental a la protección de datos. Y lo define como la capacidad que tiene el ciudadano para disponer y decidir sobre todas las informaciones que se refieran a él. Es un derecho reconocido en la Constitución Española y el Derecho Europeo y protegido por la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD).

Pero no sólo hay que observar el derecho fundamental a la protección de datos desde un punto de vista pasivo. Es habitual el hecho de que cualquier individuo trate datos de otras personas en Internet; por ejemplo mediante comentarios y fotos en foros y redes sociales ; y probablemente en la mayor parte de las ocasiones no se tiene en cuenta si esas personas están de acuerdo con ello o les puede perjudicar.

La LOPD recoge una serie de derechos fundamentales de los ciudadanos, que se pueden resumir de la siguiente forma

  • Derecho de información: En el momento en que se realice una recogida de datos personales, el afectado debe ser informado de la existencia del fichero donde se gestionará sus datos; y de su derecho a actualizarlos o eliminarlos

  • Derecho de acceso: Permite al ciudadano conocer y obtener gratuitamente información sobre sus datos de carácter personal sometidos a tratamiento.

  • Derecho de rectificación: Permite corregir errores, modificar los datos que resulten ser inexactos o incompletos y garantizar la certeza de la información objeto de tratamiento.

  • Derecho de cancelación: Facilita que se supriman los datos que resulten ser inadecuados o excesivos sin perjuicio del deber de bloqueo recogido en la LOPD.

  • Derecho de oposición: Es el derecho del afectado a que no se lleve a cabo el tratamiento de sus datos de carácter personal o se cese en el mismo.

A parte de estos derechos principales, existen también otros como el derecho a exclusión de guías de teléfonos, a no recibir publicidad no deseada, o el derecho de los usuarios de los servicios de telecomunicaciones; y que se pueden consultar en la página web de la AEPD . Desde donde también se puede realizar una denuncia en caso de que hayamos sido objeto de algún tipo de fraude sobre nuestra información personal.

Además la AEPD ha presentado 10 vídeos didácticos en formato de videotutoriales en los que se explica cómo configurar las opciones de privacidad de los navegadores y redes sociales más comunes: Chrome, Internet Explorer, Firefox, Opera, Safari, Facebook, Twitter, Tuenti, Google+, además de los sistemas operativos móviles iOS y Android.

Exposición de datos involuntaria en Internet y en redes sociales

Durante los últimos años, a medida que se han ido popularizando los servicios de redes sociales, la gente ha confiado detalles de su vida privada a sitios como Facebook, Twitter, foros, etc … Además los teléfonos inteligentes han incorporado sensores de geolocalización y cámaras que son potentes herramientas para el rastreo del movimiento de los individuos. Toda esta información es a menudo facilitada sin que seamos conscientes del alcance que puede llegar a tener si llega a terceros. Desde que se nos bombardee con publicidad, hasta que alguien de forma malintencionada nos esté espiando para por ejemplo extorsionarnos.

 

Desde la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI) nos ofrecen una serie de consejos para cuidar nuestra privacidad:

  • Revisa las opciones de privacidad de las redes sociales

  • Si compartes archivos en la nube, asegúrate de hacerlo con las personas correctas

  • cuidadoso con la información que publicas en Internet

  • Cuando instales aplicaciones en tu teléfono inteligente, revisa que permisos solicitan

  • Evalúa periódicamente tu identidad digital

  • Evita dar datos personales a desconocidos o en páginas que no sean de confianza

  • Elimina periódicamente los datos de navegación almacenados en tu navegador web

  • Utiliza aplicaciones de mensajería que protejan tus conversaciones

  • Cifra tus copias de seguridad

  • Online, siempre aplica el sentido común

     

b2ap3_thumbnail_decoracindeoficinasmodernas14_thumb.jpg

Y no sólo exponemos nuestros datos; sino frecuentemente también, y quizás de manera inconsciente los de la empresa para la que trabajamos. El Instituto Nacional de Seguridad (INCIBE) nos propone unas medidas básicas para proteger la privacidad de esa información:

  • Clasificar la información que manejamos para implementar políticas de seguridad adecuadas a su criticidad

  • Cifrar la información que almacenemos en los dispositivos móviles ( tarjetas de memoria, pendrives, teléfonos móviles, tabletas …)

  • Bloquear el equipo cuando se abandone el puesto de trabajo para evitar el acceso de usuarios no autorizados

  • Seguir una política de “mesas limpias” para no exponer información sensible

  • Usar contraseñas robustas y secretas para asegurar la confidencialidad

 

Después de analizar los distintos aspectos anteriormente expuestos sobre la privacidad, parece claro que la responsabilidad de su preservación debería ser una tarea compartida entre los individuos, las empresas y los gobiernos. Pero se trata de un enorme reto puesto que debería establecer un equilibrio entre funcionalidad, privacidad, y seguridad.

 

Fuentes: lavanguardia.com , diariodenavarra.es, agpd.es, incibe.es, osi.es


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios