BAQUIA

Las empresas no están preparadas para los ciberataques

Una gran mayoría de los directivos no tiene claro quién es el auténtico ciberdelincuente y cómo combatirlo de un modo más eficaz. Ésta es una de las conclusiones de el estudio realizado por IBM “Seguridad para la alta dirección. Perspectivas de ciberseguridad”, para cuya elaboración se ha encuestado a más de 700 altos directivos, de 18 sectores y 28 países. 

Ciberataque

En el informe se ha excluido la opinión del propio director de seguridad o CISO (Chief Information Security Officer) para obtener una imagen más fiel de lo que piensa el resto de la alta dirección acerca de la ciberseguridad.

Según los datos recabados en las empresas hay confusión en cuanto a quiénes son los verdaderos adversarios en la ciberdelincuencia: el 70 % de los directivos cree que la principal amenaza procede de posibles empleados corruptos. Sin embargo, según un informe de Naciones Unidas, el 80 % de los ciberataques procede de organizaciones de crimen organizado.

Aunque –según el estudio– el 54 % de los encuestados admite que el crimen organizado es una de sus principales preocupaciones, y un porcentaje similar concede la misma importancia a la competencia.

25155487012_98d53467b6_k

La ciberseguridad es una de las principales preocupaciones en las empresas –así lo atestigua el 68% de los directivos– aunque el informe desvela que no hay suficiente implicación y coordinación entre los directivos de las diferentes áreas de la empresa y los directores de seguridad.

Los departamentos de marketing, recursos humanos y finanzas son los principales objetivos de los ciberdelincuentes ya que gestionan parte de la información más confidencial de los clientes y empleados y manejan las finanzas corporativas. Sin embargo, de acuerdo con la encuesta, aproximadamente un 60 % de los directores financieros, de recursos humanos y de marketing reconoce que no está, y por extensión sus departamentos tampoco, involucrados de manera activa en la estrategia y puesta en práctica de la ciberseguridad. Por ejemplo, solo el 57 % de los directores de recursos humanos organiza cursos de formación en materia de ciberseguridad para empleados de su organización, un primer paso clave para que éstos se involucren.

Más del 50 % de los consejeros delegados entrevistados coincide en que para combatir la ciberdelincuencia es necesario colaborar. Irónicamente, solo un tercio de ellos ha expresado su voluntad de compartir externamente información de su organización relativa a los incidentes sobre ciberseguridad. Esto pone de manifiesto que hay bastante resistencia a colaborar de forma coordinada y generalizada; mientras tanto los hackers siguen perfeccionando su capacidad para compartir información en tiempo real a través de la Red Oscura o Dark Web. Por otro lado, los consejeros delegados hacen hincapié en que los agentes externos han de hacer más. Reclaman una mayor supervisión gubernamental, por un lado, y una mayor colaboración y cruce de información transfronteriza, una dicotomía que debe ser resuelta. 

El mundo de la ciberdelincuencia está evolucionando rápidamente pero muchos altos directivos no han actualizado sus conocimientos sobre las amenazas existentes

 “Se debería involucrar de forma más proactiva a los directores de marketing, recursos humanos y finanzas –algunos de los departamentos que custodian los datos más importantes de una empresa– en la toma de decisiones de los directores de seguridad”, añade Caleb Barlow, vicepresidente de IBM Seguridad.

Lo que pueden hacer las empresas

Un 94 % de los directivos entrevistados cree que existe la posibilidad de que su compañía sufra algún incidente importante relacionado con la ciberseguridad en los próximos dos años. De acuerdo con el estudio de IBM, el 17 % de los entrevistados se siente preparado y capaz de responder a estas amenazas.

Consejos “ciberseguros” para las empresas

  • Conocer el riesgo. Es importante calcular los riesgos del ecosistema, llevar a cabo evaluaciones de seguridad, dar formación a los empleados e incorporar la seguridad en el plan de riesgos de la empresa.

 

  • Colaborar, formar y capacitar. Establecer un programa de gobierno de la seguridad, capacitar al CISO para llevarlo a cabo, comentar periódicamente el programa de ciberseguridad en las reuniones directivas e involucrarlos en el desarrollo de un plan de respuesta ante incidentes.
  • Vigilancia y rapidez en la gestión del riesgo. Implementar una monitorización continuada de la seguridad, aprovechar los análisis forenses de los incidentes, compartir y utilizar la analítica de la información sobre amenazas para proteger el entorno, conocer dónde residen los recursos digitales de las organizaciones y crear y aplicar políticas de ciberseguridad acordes con sus necesidades.

Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios