BAQUIA

Maersk reinstaló 45.000 PC, 4.000 servidores y 2.500 aplicaciones para recuperarse del ataque del ransomware NotPetya

Ya hay números de lo que le costó a la compañía de envío de contenedores más grande del mundo, A.P. Møller-Maersk, el ataque del ransomware NotPetya: reinstalar 4.000 servidores, 45.000 PC’s y 2500 aplicaciones en el transcurso de diez días, desde finales de junio a principios de julio de 2017.

Estos datos salieron a la luz en el Foro Económico Mundial que tiene lugar en la ciudad suiza de Davos, por boca de su presidente Jim Hagemann Snabe, quien participó en un panel sobre cómo asegurar el futuro del ciberespacio.

Jim Hagemann Snabe, CEO de Maersk: “Tuvimos que reinstalar una infraestructura completa”. Con estas palabras explicaba el esfuerzo monumental que el equipo de TI de Maersk tuvo que realizar para instalar una nueva infraestructura desde cero.

El incidente al que se refería Snabe fue el ataque del ransomware NotPetya que afectó a empresas de todo el mundo. “Nunca lo olvidaré, fue el 27 de junio cuando me despertaron a las 4 de la mañana. Recibí una llamada de la oficina porque habíamos sufrido un ataque cibernético”, explicó Snabe.

Las consecuencias se dejaron sentir casi de inmediato en las operaciones de Maersk, pero Snabe señaló que los empleados de su compañía se enfrentaron a la tormenta valientemente, con un impacto mínimo en la actividad de la empresa. “Imagine una compañía en la que un barco con 20.000 contenedores entra a un puerto cada 15 minutos, y durante diez días no tiene TI”. “Es casi imposible imaginarlo. Y realmente superamos ese problema con la capacidad de recuperación humana”, dijo Stabe. “. Normalmente esto llevaría seis meses y se hizo en diez días”, explicó Snabe, quien conoce muy bien la industria TI ya que fue CEO de SAP.

Con todo ello, Maersk, tal y como explicó su CEO, solo tuvo un descenso del 20% en el volumen, lo que provocó unas pérdidas causadas por NotPetya entre 250 y 300 millones de dólares.

Por último, el CEO de Maersk, analizó el lado bueno del incidente. “Fue una llamada de atención importante y costosa, pero también sirvió para demostrar que realmente tenemos un plan para llegar a una situación en la que nuestra capacidad para administrar la ciberseguridad se convierta en una ventaja competitiva”.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios