Los coches ya no se roban, se hackean

Todo en esta vida evoluciona, y más cuando las nuevas tecnologías están presentes, y en el sector automovilístico lo saben muy bien. Atrás quedan ya las viejas ganzúas y los destornilladores antaño usados como métodos clásicos para robar un coche, ahora las grandes empresas del motor deben centrar sus esfuerzos en evitar que un simple portátil pueda hackear un vehículo y suponer un quebradero de cabeza para los dueños de los coches.

coche-conectado.jpg

Y es que en los últimos meses se han registrado varios robos en Houston (EE.UU.) en los que la tecnología ha sido la gran protagonista. Los ladrones, equipados con simples portátiles, nada de tecnología altamente sofisticada, han sido capaces de robar vehículos de alta gama sin necesidad de utilizar una llave.

La noticia, más allá del hecho en sí de lo que supone una oleada de robos, ha generado cierta polémica por la facilidad con la que los ladrones habían sido capaces de hacerse con el control del vehículo, superando todos los controles de seguridad en un corto espacio de tiempo. Algunos de esos robos fueron grabados con cámaras de seguridad, vídeos que se han difundido en las últimas semanas.

Algunas asociaciones, como la organización National Insurance Crime Bureau, han alertado del peligro de esta nueva moda entre los ladrones de vehículos, según recogen en Xataca, que no se ciñe solo al hecho en sí del robo, sino de la capacidad que puede llegar a tener alguien para controlar de forma externa un vehículo y utilizarlo con fines que podrían ser simplemente delictivos o ir más allá y cometer un atentado terrorista.

El hacking de vehículos es una fenómeno que se está extendiendo desde 2015 y que está obligando a las grandes empresas automovilísticas a desarrollar sus sistemas de seguridad, aplicando protocolos de protección de sus vehículos cada vez más efectivos. Una dinámica que ya se está siguiendo también en trenes, aviones y otros medios de transporte de pasajeros.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios