BAQUIA

BBVA presenta el diccionario básico de blockchain

BBVA ha publicado un diccionario básico de blockchain con los diez términos que debes conocer sobre esta tecnología. Pero antes veamos que se entiende por este concepto que está afectando al funcionamiento de toda la industria pero, especialmente, de sectores como el financiero. En BBVA definen Blockchain o cadena de bloques como una tecnología que permite que computadoras distribuidas en distintos lugares almacenen información actualizada de forma permanente, con todas las copias sincronizadas. Esta tecnología puede ser pública, privada o híbrida y no se puede modificar ni eliminar la actividad que quede registrada, solo añadir, bajo el consenso de la mayoría de los participantes en su red. Además, es una tecnología descentralizada ya que no depende de ninguna institución que la regule.

Diversos sectores empresariales pueden beneficiarse del blockchain.

Estos son los 10 términos que, según BBVA, debes conocer para entender qué es eso del blockchain.

  1. Encriptación

En el ámbito de la informática, encriptar información consiste en ocultarla, de forma que solo pueda interpretarse si se dispone de una clave o un código. En el de la criptografía, cifrar tiene el mismo fin. Es una técnica que permite proteger el intercambio de los datos y que los procesos en los que se utilicen sean más seguros.

  1. Criptomoneda o criptodivisa

Igual que el dinero en metálico, es un medio de intercambio, pero en este caso es digital. La primera criptomoneda que empezó a operar fue bitcoin en 2009, después de que Satoshi Nakamoto estableciera las bases del sistema (aunque ocho años después, sigue sin estar 100% claro quién —o quiénes— crearon la moneda). A partir de entonces, no han dejado de aparecer otras, con especificaciones y características distintas. Hoy hay más de 1.000 en el mercado, de todo tipo.

tecnología blockchain

  1. Bitcoin

Es una moneda descentralizada, que no depende de la supervisión de ninguna autoridad central o institución. No la controla nadie en concreto, por eso se dice que la controlan todos los que participan en el sistema y nadie, a la vez. Es de código abierto y se identifica mediante códigos cifrados y anónimos (en vez de billetes y monedas). Permite registrar todo tipo de transacciones financieras con facilidad, en un entorno seguro y entre iguales, ya que usa tecnología ‘peer-to-peer‘ (P2P).

Blockchain se creó originalmente como un componente de bitcoin que convirtió a esta criptomoneda en la primera en solucionar el problema del doble gasto sin la necesidad de una autoridad o servidor central de confianza. A noviembre de 2017, un bitcoin cuesta más de 7.300 dólares.

Además, la palabra Bitcoin (con mayúscula) también se utiliza para referirse al protocolo que utiliza ‘blockchain’ y a la red P2P que lo sustenta.

  1. Ethereum

Ethereum es una plataforma descentralizada que permite la creación de ‘smart contracts’, a la que algunos han denominado un ‘superordenador descentralizado’. El Ether es su criptomoneda, la segunda más utilizada después de bitcoin, y tiene una valoración (a mediados de octubre) de 338 dólares. Pero, ¿por qué existe la criptomoneda Ethereum si ya teníamos Bitcoin? .

  1. Mineros y minería digital

La minería es el proceso mediante el cual se lanzan nuevos bitcoins al mercado a la cadencia marcada por Nakamoto en su protocolo a través de la creación de ‘bloques encadenados’. Los encargados de hacer esto son los ‘mineros’, personas que trabajan con potentes ordenadores conectados las 24 horas vigilando que todas las transacciones de la red se realizan correctamente. Para validar cada transacción y crear los bloques los mineros deben encontrar el ‘hash’, o clave digital, de cada bloque para enlazarlo con el siguiente. Cada vez que los mineros encuentran una de estas claves criptográficas se ‘mina’ un bitcoin y ellos reciben una retribución en esta misma moneda.

  1. Nodos

Son los equipos que forman parte de la red ‘blockchain’, encargados de almacenar y distribuir en tiempo real copias actualizadas de las operaciones que se realizan. Cada vez que se genera un nuevo bloque y se añade al gran libro de cuentas, se añade también una copia en todos los nodos de la red. Todos los mineros son nodos, pero no todos los nodos son mineros.

  1. ‘Tokens’

Tradicionalmente, ‘token’ es el nombre con el que se llama a las piezas que, adquiridas a cambio de dinero, sirven para recibir un bien o servicio. Ya sean, por ejemplo, las fichas para jugar en un casino, o para comprar comida en un festival. En el mundo de la cadena de bloques, esta palabra sirve para designar unidades de valor que pueden adquirirse a través de ‘blockchain’ y que se usan para obtener bienes y servicios.

Al igual que bitcoin, estas unidades se transmiten a través de los mensajes de la red de ‘blockchain’, pero a diferencia de la moneda, sirven para intercambiarse por todo tipo de servicios.  Dentro de una red privada un ‘token’ puede servir para otorgar un derecho, para pagar por un trabajo o por ceder unos datos, como incentivo, como puerta de entrada a unos servicios extra o a una mejor experiencia de usuario…Incluso pueden usarse como ‘garantía’ de la recepción de futuros servicios que una compañía promete ofrecer, cuando se usan en las ICOS como forma de financiación de ‘startups’.

  1. ‘Hash’

Las agrupaciones de bloques de las que se encargan los mineros del ‘blockchain’ tienen que estar validadas por el sistema. Para ello, éstos deben encontrar una clave o huella digital que los identifique. Bien, pues esta clave se denomina ‘hash’. Es única, irrepetible y no se puede modificar. Además, cada vez que se descubre un nuevo ‘hash’, se distribuye al resto de nodos de la red, de modo que estén siempre sincronizados.

  1. ICOs

Las ICOs o ‘Initial Coin Offerings‘ (Ofertas Iniciales de Moneda), son una forma de financiación empresarial. Su particularidad reside en que lo que ofrecen las empresas son ‘tokens’ en vez de acciones y que sus accionistas pagan con monedas digitales, a través de ‘blockchain’. Estos tokens también pueden ser la ‘moneda de cambio’ para tener acceso a futuros servicios o plataformas. Sin embargo, dada la falta de regulación de este tipo de financiación, en ocasiones estos ‘tokens’ no representan acciones o derechos económicos reales sobre la empresa que emite la ICO.

  1. Bifurcaciones o ‘forks’

La fuerza de las redes públicas de ‘blockchain’ está en su carácter 100% democrático. Todo está descentralizado y todas las partes tienen la misma información; nadie está por encima. Cuando una parte de los usuarios de la red quiere hacer cambios y se encuentra con la oposición de otra, ante la imposibilidad de alcanzar posiciones unánimes, se producen bifurcaciones de las redes ‘blockchain’.

 

 

 


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios