BAQUIA

China prueba una chimenea gigante para combatir la contaminación

Una chimenea de 60 metros de altura se alza entre un mar de edificios de gran altura en una de las ciudades más contaminadas de China, pero en lugar de aumentar la contaminación de la ciudad de Xian, esta chimenea está ayudando a despejar el aire.

El sistema purificador de aire exterior, impulsado por el Sol, filtra las partículas nocivas e inyecta aire limpio en los cielos. Según un comunicado de la Academia de Ciencias de China, que cita a Nature, los científicos chinos que diseñaron el prototipo señalan que el sistema podría reducir significativamente la contaminación en las áreas urbanas de China y otros lugares.

Purificador de aire gigante para combatir contaminación

(Image by IEECAS)

La chimenea se encuentra encima de una gran estructura abierta con techo de vidrio. La radiación solar que golpea el vidrio calienta el aire y hace que se eleve hacia la base de la torre. Luego, el aire pasa a través de una pared de filtros industriales antes de hinchar la chimenea. El sistema está inspirado en plantas de energía renovable que generan electricidad a partir del calor solar.

El responsable del proyecto, Cao Junji, químico del Laboratorio Clave de Química y Física de Aerosoles de la Academia China de Ciencias en Xian, eligió un momento de pico de contaminación invernal para realizar su primera prueba de los filtros de aire de los sistemas durante dos semanas en enero. En la torre y en 10 estaciones de monitoreo en un área de 10 kilómetros cuadrados, colocó monitores que midieron material particulado por debajo de 2.5 micrómetros de diámetro, un tipo de contaminación que ha plagado las ciudades chinas. Cao descubrió que la torre expulsa entre 5 y 8 millones de metros cúbicos de aire filtrado al día en invierno. Durante el período de estudio, los monitores de aire circundantes registraron una disminución del 19% en las concentraciones de las sustancias nocivas en comparación con los monitores en otras partes de la ciudad. Cao está preparando los resultados para la revisión por pares.

Ahora bien, la tecnología tiene sus escépticos, que dicen que hay formas mucho más baratas de reducir la contaminación del aire. El coste del proyecto piloto es de unos 30.000 dólares al año. Neil Donahue, que estudia partículas atmosféricas en la Universidad Carnegie Mellon en Pittsburgh, Pensilvania, dice que hay pocas dudas de que extraer un gran volumen de aire a través de filtros de partículas de alta eficiencia lo limpiará. Pero Donahue se pregunta si los beneficios valdrán la pena por el daño ambiental causado por la construcción y operación de tales instalaciones. “Me gustaría ver una evaluación de la potencia y el uso de recursos para la filtración”, dice. Convertir la misma cantidad de energía en electricidad limpia, o no emitir la contaminación en primer lugar, podría lograr el mismo objetivo de reducir la contaminación, dice Donahue.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios