BAQUIA

World Economic Forum

La cara B de la cuarta revolución industrial: el desempleo y la desigualdad

La cuarta revolución industrial, centra este año el World Economic Forum que arranca hoy en Davos, y llega para tambalear también los mercados laborales.

Cuarta Revolución Industrial - WEF

Klaus Schwab, fundador y director ejecutivo del World Economic Forum

Hoy comienza la reunión anual del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), una de las citas señaladas en negrita en las agendas de políticos, empresarios y personalidades tan variopintas como el cantante Bono –un veterano de las cumbres– o Leonardo Di Caprio, que se estrena este año en el encuentro en la ciudad suiza de Davos y que además será galardonado por su labor contra el cambio climático.

Con motivo del encuentro internacional, que este año gira en torno a la denominada “cuarta revolución industrial”, el World Economic Forum ha presentado el informe “El Futuro del empleo“, en el que pronostica pérdidas millonarias de puestos de trabajo como consecuencia del cambio de paradigma que supondrá en los próximos años la integración de la última tecnología en el tejido económico e industrial.

Esta tecnología de cuarta generación, que incluye desarrollos en campos hasta ahora aislados como la inteligencia artificial y máquinas de aprendizaje, robótica, nanotecnología, impresión 3D o los sectores de la genética y biotecnología, está llamada a sacudir los cimientos no solo de los modelos de producción y negocio, sino también de los mercados laborales. Así, desde el Foro liderado por la francesa Christine Lagarde advierten de la pérdida de hasta 5 millones de puestos de trabajo, hasta 2020.

El estudio, que implica a más de 13 millones de trabajadores, evalúa el impacto de la implantación de dispositivos autónomos en nueve sectores industriales distintos, a partir de encuestas a los responsables de recursos humanos de empresas instaladas en los 15 economías líderes del mundo, las cuales suman el 65% de la población activa mundial.
Los gobiernos se verán obligados a afrontar ratios de desempleo y desigualdad, mientras que los negocios tendrán que lidiar con una base consumidora menguante.
“Si no se actúa con urgencia y determinación hoy para gestionar la transición en el corto plazo y formar una mano de obra con habilidades de futuro, los gobiernos se verán obligados a afrontar ratios de desempleo y desigualdad, mientras que los negocios tendrán que lidiar con una base consumidora menguante”, advierte Klaus Schwab, fundador y director ejecutivo de WEF.

En términos generales, el impacto en los próximos cinco años podría ser tal que afectaría a 7,1 millones de trabajadores, debido a la automatización de tareas, duplicidad de actividades o incluso a la falta de necesidad de intermediarios. Una pérdida de demanda laboral que se vería parcialmente suavizada por la generación de nuevos puestos de trabajo, cerca de 2,1 millones, principalmente relacionados con el entorno tecnológico, como ingenieros, matemáticos e informáticos.

A pesar de que prácticamente cualquier sector laboral podría verse afectado por esta nueva tendencia, el sector administrativo sería unos de los más damnificados por los recortes de mano de obra humana. Y en lo que respecta a género, las trabajadoras vuelven a ser las más perjudicadas; si bien la pérdida de empleo que estima el WEF es más o menos equitativa, 48% para hombres frente a 52% para mujeres, la brecha de género aún existente en el mercado laboral mundial hace que

En lo que respecta a sectores industriales, se espera que el revulsivo tecnológico industrial (y la necesidad de adaptación de las habilidades laborales de sus profesionales) afecte a lo largo de los próximos cinco años de forma más pronunciada a los denominados Servicios Financieros (43%), Básicos e Infraestructura (42%), Mobilidad (39%) y la industria del Consumo (30%). Sorprendentemente, la menos afectada sería la de los Medios, Entretenimiento e Información, con una estimación del 27%, presumiblemente porque es una industria que ya viene viviendo su particular revolución digital en los últimos años.

 


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios