BAQUIA

La llamada de emergencia obligatoria llega a los coches 

Desde el 31 de marzo de 2018, todos los coches que se homologuen en Europa deberán contar con el sistema e-Call, después de que el Parlamento Europeo aprobara la medida en 2015 con el objetivo de salvar vidas y reducir la gravedad de las heridas.

A partir de ahora, cada vez que un coche tenga un accidente, llamará de forma automática al número de emergencias 112 e informará de su ubicación exacta y del número de ocupantes en el momento del siniestro.

El sistema también se puede activar manualmente, es decir si el conductor o un pasajero sufriera algún problema, incidente o enfermedad grave mientras está en el vehículo: pulsando el botón e-Call, se podrá comunicar directamente con emergencias.

Según varios estudios científicos se establece que el 70% de las muertes en accidentes de tráfico se produce a los 20-30 minutos de haberse producido, es por ello que el interés principal de este mecanismo es la instantaneidad con la que se enviará la localización del siniestro y reducirá el tiempo de respuesta de los servicios de emergencia. Según los estudios realizados en la Unión Europea, dicho tiempo de respuesta podría disminuir un 50 % en las zonas rurales y un 40 % en las zonas urbanas.

En cuanto a las motos, la Fundación Comisariado Europeo del Automóvil (CEA) señala que España es el único país de la UE que están ensayando la incorporación del e-Call en las motos tanto en el mecanismo de detección del accidente como en la transmisión de llamada. En el primero colaboran el CEIT (Centro de Estudios e Investigaciones Técnicas de Guipúzcoa) y el fabricante de cascos NZI. El casco y la moto disponen de sensores, y si se superan unos umbrales de deceleración (no se confundirá con la simple caída del casco al suelo), se genera la llamada; para ello se trabaja en cuestiones, como la deformación del casco, e incluso se estudia la posibilidad de incorporar información sobre la gravedad del accidente.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios