BAQUIA

La mayoría de los laboratorios de innovación están fallando

Los laboratorios de innovación digital se propagan por todas partes pero no es oro todo lo que reluce, ya que la mayoría están fallando y acercando sus empresas al fracaso.

Y entonces, ¿cuál es el secreto para hacer que la innovación corporativa funcione? Hay una serie de factores claves que deben ser tenidos en cuenta para la viabilidad de un laboratorio.  Richard Turrin, experto en FinTech, ha publicado un artículo sobre las razones por las que la mayoría de los laboratorios de innovación están fallando.

Innovacion tecnológica

  • Los laboratorios de innovación son invisibles para las unidades de negocio
    Están alojados en espacios separados, no se cruzan con el personal de las unidades de negocio en el pasillo, y son tratados como si estuvieran trabajando para una compañía separada. Si bien se entiende la necesidad de segregar al equipo de innovación hasta cierto punto para reforzar una cultura de creatividad, eso no significa que deba tratarse como una raza aparte. Según Turrin, “se debe alentar a los miembros del equipo de innovación a que se sienten en las reuniones del personal de las unidades de negocio para saber a qué se enfrentan”.
  • Desvalorizar el Return of Investment (ROI)
    Una de las quejas más comunes por parte de los empleados de los laboratorios es que no pueden obtener fondos para su proyecto favorito. “Cuando la conversación gira en torno al posible retorno de inversión del proyecto, nunca dejo de sorprenderme de cómo muchos me dicen: oye, que somos un laboratorio y no necesitamos el retorno de la inversión”, explica Turrin. Si bien es fundamental que el laboratorio tenga la libertad de probar nuevas tecnologías, también es fundamental que utilicen el ROI como índice para mover sus proyectos. Un cálculo del ROI construye una causa común con la organización, fomenta la confianza y aumenta la probabilidad de obtener los fondos necesarios para el proyecto.
  • Enfocarse en la tecnología, ignorar a las personas
    Los laboratorios deben anticipar las preocupaciones del cliente y la cultura interna para obtener resultados. Esto incluye una estrecha cooperación con las unidades de negocio y las personas que gestionan los procesos afectados por la tecnología. Estudiar cuál es la mejor solución tecnológica no es suficiente si no se requiere del soporte de la unidad de negocio para implementarla. Los laboratorios quedan atrapados fácilmente en este comportamiento autodestructivo porque es más fácil mostrar el progreso en el dominio de la tecnología que las personas y la cultura. Es el camino de menor resistencia.
  • Carta Blanca para innovar no es bueno
    Tener plena libertad para innovar suena genial, pero la falta de enfoque en productos o soluciones reales puede retrasar la entrega de innovación al negocio. La innovación y la creatividad no son fines para sí mismos, necesitan estructura. Para ser efectivos, los equipos de innovación deben innovar dentro de la estructura provista por las restricciones comerciales reales.
  • Contratación extrema.
    Según Turrin, lo primero que hacen las empresas es contratar directores de innovación con amplia experiencia en el campo de investigación. “De acuerdo, aportan una gran cantidad de conocimiento de la industria, pero es poco probable que estos empleados se sientan cómodos desafiando toda una vida de práctica establecida”. Pero, añade que igualmente equivocado es traer evangelistas digitales con poca experiencia en industrias fuertemente reguladas. “Muchos se desilusionan rápidamente por las restricciones regulatorias o por la falta de apoyo interno para la transformación. Lograr un equilibrio entre estos extremos no es una tarea fácil”.
  • Un gran plan sin etapas
    Tener un gran plan sin cumplir una serie de hitos no es un buena idea. Turrin explica que “muchas operaciones innovadoras apuestan por el único gran proyecto que permita al laboratorio ganarse el respeto de las unidades de negocio. El mejor camino es presentar pequeños logros que muestren un movimiento constante”. La realidad es que la mayoría de las compañías tienen una paciencia limitada con la espera del gran proyecto por lo que puede provocar que el laboratorio se convierta en algo irrelevante o de escaparate.
  •  Construir vs Comprar
    Turrin se sorprende de la cantidad de laboratorios que intentan desarrollar tecnología internamente cuando adquirirla de proveedores externos es más rápida y económica. “En la mayoría de los casos, el coste de una fintech es una pequeña fracción de una aseguradora o banco que utiliza sus propios equipos”.

Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios