La transformación digital cuestiona el futuro de los cajeros automáticos

Los nuevos métodos de retirada de efectivo y las diferentes formas de pago móvil impulsados por las grandes tecnológicas como Apple, Samsung o Google replantean el futuro de los tradicionales cajeros automáticos, que sigue disminuyendo en número.

cajero-movil-bmo-harris-bank

El número de cajeros en España, que comenzó a reducirse en 2009, mantiene esta tendencia a día de hoy, según datos del Banco de España. Concretamente, en el primer trimestre de este año los cajeros automáticos se vieron reducidos en un 1,14% en variación interanual, hasta los 49.864 cajeros. Una cifra muy por debajo de la que había en niveles anteriores de la crisis, donde se contaba con un parque de 61.714, informa EFE.

Esta reducción va acorde al descenso en el volumen de operaciones de retirada de efectivo que, a pesar de que se incrementan un 1,51% en el primer trimestre del presente año, siguen aún muy distanciadas del millón de operaciones que se realizaron en 2008

España el país de la eurozona que concentra la mitad de cierres de sucursales de todo el territorio y un tercio de los despidos de empleados de banca

A estas cuestiones dependientes de los usuarios, habría que sumar factores como la modificación del sistema de comisiones entre entidades para la retirada de efectivo, el cierre de oficinas bancarias —siendo España el país de la eurozona que concentra la mitad de cierres de sucursales de todo el territorio y un tercio de los despidos de empleados de banca— y la concentración de entidades bancarias motivada por la crisis.

Tecnológicas al frente del pago digital

Pese a lo que cabría esperar, no han sido los bancos quienes han liderado la transformación digital de su propio sector. Sin duda, el gran pionero del pago online es PayPal, la plataforma fundada a finales de los años noventa por, entre otros, el actual CEO de Tesla, Elon Musk, un sistema que ha logrado convertirse en el referente del comercio electrónico y transacciones seguras entre particulares con una cuenta de correo electrónico y por el que PayPal cobra un porcentaje al comercio.  

A finales de 2014, llegó Apple con su sistema de pago móvil Apple Pay, y no tardó en llegar el de su máximo competidor asiático con Samsung Pay; a los que hay que sumar el relanzamiento de Google Wallet, una cartera digital donde se almacenan las tarjetas de crédito y débito del usuario para que este pueda hacer pagos en el momento a través de su móvil o la aplicación de escritorio del ordenador sin coste alguno.

Al cajero le faltan las cookies

Pero el pago móvil no es el único paso que se espera de la industria del fintech para ir acorde a los tiempos actuales de alta digitalización. Existen algunos ejemplos que permiten hablar de una incipiente, pero real, transformación digital del bancario; es el caso de la aplicación Twyp de ING, que permite pagar a los amigos del cliente del banco con cuenta en ING simplemente con su número de móvil.

La entidad de la cuenta naranja está siendo de las más disruptivas en el sector, ya que recientemente ha llegado a un acuerdo con un importante grupo de supermercados español y dos cadenas de gasolineras para permitir a sus clientes sacar dinero vía móvil en sus puntos de venta y estaciones de servicio.

Otra de las aplicaciones móviles que permite prescindir de tarjeta incluso para disponer de efectivo es ‘Efectivo móvil’ de BBVA, que permite enviar dinero a los cajeros automáticos de la red BBVA, sea para el propio cliente o un tercero simplemente aportando el número de teléfono móvil.

Actualmente, el británico Atom Bank, considerado el primer banco-app exclusivo para usuarios de smartphones, es considerado un referente de lo que el sector va a llegar a ser con la irrupción de las tecnologías financieras.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios