BAQUIA

10 cosas que pasarán en 2008 (o no)

A colación de un correo electrónico recibido in extremis, aprovecho para inventarme diez cosas que todo el mundo sabe que ocurrirán en 2008, alrededor del mundo de la tecnología y del uso que de ella hacen las personas y las empresas. No se trata de ponerse el sayo de Nostradamus, tan sólo consiste en leer un poquito aquí, un poquito acullá, de tener un iPhone liberado, asistir a un par de eventos, y por último, que alguien nos pregunte al respecto.

1) 2008 será el año de la web 2.1.5. La continua migración de \”globos oculares\” (eyeballs) desde los medios tradicionales a Internet, especialmente de esos \”targets\” taaaaan interesantes para los anunciantes, hará que el capital siga al consumidor. Los informes que alertan del crecimiento desmesurado de \”tiempo online\” invertido en algunas enseñas de la web 2.0 (Flickr, Facebook, MySpace, YouTube…) inevitablemente llevarán a más capitales mediáticos a apostar por servicios similares, profesionalizando aún más si cabe la web 2.0, como \”denunciaba\” Adolfo Estalella. Lo cual no es ni malo ni bueno. Flickr seguirá censurando fotos, YouTube vídeos y la vida será mejor, no obstante, porque al menos ahora tenemos la posibilidad de acceder a los contenidos no censurados sin apenas esfuerzo, y con un poco más de esfuerzo, también a los prohibidos (si estamos en China, con un mucho más de esfuerzo). Si no existieran frutas prohibidas, ¿dónde quedaría la virtud?

2) El iPhone alcanzará los 500 millones de terminales vendidos (50% de la cuota de mercado mundial). El iPhone ha sido el acicate para dotar (por fin) a los dispositivos móviles de capacidades de navegación real. Le siguen el entorno de desarrollo de Google Android, y los desarrollos previstos de Nokia, HTC y otros fabricantes. La promesa móvil vuelve a resurgir, dotando a la tecnología 3G de necesidad real (si puede ser considerada \”real\” ninguna necesidad tecnológica del consumidor). Ahora bien, esto, como explica Luis G. de la Fuente, no significa la convergencia de todo con todo. Las barreras físicas y ergonómicas siguen imponiendo su ley, y hacen imposible, por ejemplo, que un iPhone sea más cómodo a la hora de escuchar música en marcha que el iPod Nano. O que una cámara en miniatura consiga la calidad óptica de un objetivo réflex. ¿Y qué significa eso? Simplemente que las funcionalidades adicionales siguen siendo adicionales, no un grupo perfecto de funcionalidades principales en el gadget definitivo.

3) Google y Apple abrirán embajadas en la Venezuela de Hugo Chávez. El internauta medio no sabe de análisis sobre privacidad de datos, control de navegación y abuso monopolístico de redes publicitarias. No sabe de APIs abiertas, de formatos propietarios, de SDKs tiránicos o de dispositivos cerrados. Pero el usuario de la tecnología sabe lo que funciona, aún más lo que funciona bien, y es un experto en cosas que funcionan sin esfuerzo previo. Nadie a estas alturas creerá en serio que Apple se equivoca cuando decide controlar con mano de hierro el hardware y el software de sus dispositivos (ordenadores, teléfonos, reproductores mp3 y vídeo), después de echar una ojeada a la curva del precio de sus acciones en los últimos meses. Es la dictadura de Apple. De las otras dictaduras, la de Google es la más bonita, porque no son malos, es sólo que les gusta dominar un poquito. Y sí, por supuesto que soy un usuario acérrimo de Apple y Google (aunque de estos últimos, cada vez menos). No olviden que de vez en cuando, uno se pone la gorra de usuario de andar por Internet.

4) Microsoft ganará popularidad en las comunidades opensource. Microsoft comienza a despertar la simpatía del gigante que se tambalea. Tras famosas jugadas monopolísticas y atrocidades afines, y a pesar de aplicaciones magníficas para el usuario, como Outlook o Excel, Microsoft es lo más odiado entre los desarrolladores y en la blogosfera que no existe. Pero las cosas están cambiando: su presidenta en España tiene blog y el gigante de Redmond desarrolla e invierte en aplicaciones como Photosynth o sus mapas (con la impresionante funcionalidad a vista de pájaro), que hacen las delicias del usuario 2.0 (que aún no las conoce, por incapacidad del propio Microsoft de dar a conocer sus bondades en un entorno de \”libre\” competencia). Como bien habrán adivinado, todo esto no es más que una elucubración ligeramente demagógica, porque el usuario, como decíamos antes, no sabe de análisis antimonopolio, y Microsoft sigue siendo, además del señor de las oficinas, el rey del Messenger, del Hotmail y de los Spaces. ¿Alguien dijo mierda?

5) Hablaremos mashup, aunque nos cueste pronunciarlo. El desarrollo de plataformas y servicios abiertos (que no opensource, aunque también), fomentará el uso lógico de los servicios web. Por ejemplo, hartos ya de tantas altas en tantos sitios diferentes, decidiremos abrir nuestro perfil en un servicio distribuido como OpenID, y fomentar que las redes y servicios que requieran alta, hagan uso de este perfil base. O una vez subida nuestra colección de fotos en Flickr, evitaremos volver a subirla a la última red social de moda, porque ellos se encargarán de chuparla de Flickr. Además, grupos pequeños de usuarios podrán hacer uso de servicios más generales adaptados a sus necesidades de nicho, como es el caso de las miles de aplicaciones que se desarrollan a partir de Google Maps.

6) Ningún internauta sin red social. Los usuarios de redes sociales en bolsa valen mucho dinero y las empresas siguen invirtiendo en usuarios online, lo cual hará que se siga multiplicando el número de redes sociales (verticales, horizontales, especializadas, sincronizadas, edulcoradas, profesionales, de amor y sexo…), y con ellas, el cansancio de los usuarios más activos. Les será casi imposible demostrar ese valor para el accionista, pero eso no supondrá que no haya un valor real para el usuario, similar al de las comunidades online de la web 1.0, si la red alcanza su masa crítica (muy pequeña en casos especializados, y enorme en redes generalistas). De hecho, para alcanzar esa masa crítica, muchas redes sociales pagarán dinero al usuario (si no lo están haciendo ya).

7) El consumidor creerá, por fin, tener la sartén por el mango. Habremos oído hablar por segundo o tercer año consecutivo del poder de los blogs, de la dictadura del prosumidor, del \”user generated content\”, de su valor en bolsa como partícipes de las redes sociales, de la web 2.0, del auge de la conversación. Pero la empresa -pilla ella-, seguirá haciendo de su debilidad virtud, engañará en formato 2.0 al consumidor que pide ser a voces ser engañado, publicará uno o dos blogs, patrocinará uno o dos eventos, hará como que participa, hará como que conversa, y mientras tanto, recopilará de forma semigratuita información vital para el desarrollo de sus productos, conseguirá que la gente siga grabando los vídeos de sus anuncios, que sigan hablando (aunque sea hablando mal) de sus marcas y productos, haciéndose eco de cada nuevo lanzamiento en sus blogs, y todos felices y contaminados con esta perversa idea del mercado libre dospuntocero.

8) Los wikis y el RSS seguirán un año más, siendo los grandes desconocidos. Los wikis (que no la Wikipedia) y el RSS seguirán siendo la promesa geek más incumplida del año. La culpa es suya por tener nombres tan raros. Tecnologías desarrolladas por geeks para geeks, a los que les cuesta asimilar que el usuario no entiende de motores de coche y simplemente quiere abrir su puerta y pisar el acelerador para salir pitando. Lo cual no quita para que el espíritu wiki y la tecnología RSS motorice muchos de los servicios más exitosos de la web-esa.

10) Fernando Alonso ganará el mundial de Formula 1, y el cacareo se oirá Twitter. El debate más interesante de las carreras clave, de las elecciones, o de la crónica rosa de España, seguirá siendo alimentado en Twitter, esa invención del demonio que Google no quiso comprar (hasta el momento), y que irá penetrando paulatinamente incluso las capas más incrédulas de la sociedad. La comunicación no intrusiva (Twitter vs. móvil, RSS vs. correo-e) en un contexto de contaminación comunicacional es un avance más hacia la telepatía asistida.

¿Y la predicción 9? A modo de tercer secreto de Fátima, lo guardo ante notario para sacarlo en el momento adecuado. ¿De verdad habéis llegado al final de esta entrada inmisericorde para echarla de menos?

Blog: Abladías


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios