BAQUIA

2001, el año que vivimos peligrosamente

Acabó otro año en la recién estrenada Era de Internet. A lo largo de esos doce meses Baquía.com hizo todo lo posible por estar al tanto de lo que aconteció, que no fue poco: los atentados del 11 de septiembre, el progreso de la Red en España y Latinoamérica, los vencidos, los nacidos y los más o menos sufridos supervivientes… Es sólo una muestra de lo que desfiló por nuestra web a lo largo del pasado año. Ahora lo recuperamos con la perspectiva que da la distancia porque, para no tropezar en el futuro, conviene aprender del pasado.

MICROSOFT
Doce meses de estrenos, juicios y agujeros

Todos los años están repletos de novedades para Microsoft, pero 2001 ha sido especialmente prolijo. A finales de octubre de este año ha aparecido su nuevo y arriesgado sistema operativo Windows XP, que durante los dos últimos meses del año ha conseguido vender 17 millones de unidades. También a finales de 2001 apareció Xbox, la primera consola de Microsoft, sobre la que recaían muchas dudas pero que ha conseguido vender 1,5 millones de unidades desde su lanzamiento a mediados de noviembre, acallando a aquellos que no confiaban en su éxito (en gran parte porque la empresa de Gates es novata en estas lides) y cuyos secretos ya han sido desentrañados por un estudiante del MIT. Además, todos los resultados de la empresa, que se deshizo de Expedia, han sido satisfactorios (aunque puede que no brillantes) y no se ha producido ninguna tanda de despidos. Muy pocas empresas del sector pueden asegurar lo mismo del año que acaba de concluir.

También ha habido claroscuros para Microsoft, que inició 2001 con una buena serie de apagones. Por una parte, este año sus productos han adolecido de más fallos de seguridad que nunca, algunos tremendamente serios. No se han librado ni SQL Server, ni el navegador Explorer empleado por millones de internautas en todo el mundo, ni Windows Media Player, ni en .NET, ni Microsoft Internet Information Server, ni en varios de sus viejos sistemas operativos, ni siquiera su flamante Windows XP, publicitado como el más seguro hasta la fecha.

Por otro lado, los distintos juicios a los que se enfrenta la empresa de software más grande del mundo por abuso de posición dominante han dado pasos de gigante, aunque en este caso no se sabe aún con certeza si ha sido para bien o para mal. El más importante al que se enfrentaba, en el que se descartó la partición, estuvo en un tris de acabar beneficiosamente para Microsoft tras firmar un acuerdo con el Departamento de Justicia que, al no ser ratificado por nueve estados, seguirá coleando como poco hasta la primavera de 2002. Por otra parte, la empresa de Gates ofreció una donación de 1.000 millones de dólares para saldar su deuda con más de 100 demandantes privados, otra oferta de paz muy criticada que aún queda pro ver si es aceptada. El proceso que la enfrenta con la Unión Europea es el más retrasado. En definitiva, que 2002 también va a ser un año de juicios para Microsoft

Y además de tribunales, ¿qué le depara el futuro próximo al coloso de Redmond? Pues según su fundador más famoso, que en 2001 siguió siendo el hombre más rico y dadivoso del mundo y aprovechó para darse un paseo por España, la convergencia entre dispositivos electrónicos, medios y software.

LINUX
El pingüino cumplió su primera década

Linux sopló 10 velitas en agosto de 2001. En 1991 fue cuando Linus Torvalds desarrolló en la gélida finlandia el kernel que daría lugar a la única alternativa que se contempla a la supremacía de Microsoft a día de hoy. Algo que tiene presente el coloso de Redmond, que unas veces se refiere al software libre como \”cáncer\” (Steve Ballmer) y \”destructor de la propiedad intelectual\”, y otras dice que comparte algunos de los aspectos beneficiosos del movimiento open source hasta el punto de revisar su línea de productos para servidores y reconocer que necesita una mejor interacción con los programadores que utilizan su software.

Una década después Linux ha continuado ganando adeptos, entre los usuarios y sobre todo entre las empresas. Varios de los grandes, todos competidores de Microsoft, han aprovechado 2001 para recalcar su confianza en el pingüino. Algunos ejemplos son IBM, viejo adalid de la causa que renovó sus votos en agosto, y HP, presentando su propia versión de Linux. La asignatura pendiente, que ha dado pasos de gigante a lo largo de este año, es la confección de escritorios que faciliten el uso de los sistemas operativos Linux al común de los mortales. Los dos principales proyectos que apuntan en este sentido son KDE y Gnome, e incluso el mismo Linus Torvalds se atrevió a decir el pasado año que ya era hora de dedicarse a acercar Linux al vulgo.

Pero para hablar de Linux en 2001 es necesario mencionar la crisis del sector, que ha afectado tanto o más a las empresas relacionadas con el open source. Ninguna empresa relacionada con el pingüino se ha librado de sufrir los varapalos de la situación económica. Las compañías de Linux, que no hace tanto tuvieron el toque del rey Midas, ha sido unas de las que más han sufrido, una tendencia que ya se inició en 2000.

DERECHOS DE AUTOR
El ruso y el noruego contra las leyes obsoletas

Dmitry Sklyarov es ruso, programador, y se le ocurrió la peligrosa idea escribir el código del Advanced eBook Processor, un programa que permite saltarse la protección de los eBooks de Adobe. En esto que se fue a un Congreso hacker en Las Vegas (Def Con) para contar su hazaña y terminó con un agente del FBI a cada lado: había violado la Digital Millenium Copyright Act (DMCA). Jon Lech Johansen es noruego y decidió que \”quería ver las pelis en su PC\”. Así las cosas, y a sus tiernos 15 años, en lugar de cogerse sus primeras borracheras creó el DeCSS para reventar la protección de los DVDs. A Hollywood se le pusieron los pelos como escarpias y la policía noruega, tres años después, le sigue incordiando.

Esos dos casos son la punta del iceberg. Un enorme bloque de hielo que sostiene la protección de los derechos de autor, y que el mundo digital ha hecho resquebrajarse. Estados Unidos creó —bajo la presión de la Industria— la DMCA en 1998 para adaptar la legislación existente sobre propiedad intelectual al medio digital (y Europa sigue sus pasos). Uno de sus puntos más controvertidos prohibe eludir las medidas tecnológicas utilizadas por los titulares de los derechos para proteger sus obras: convierte en una actividad ilícita la desprotección de archivos. Por eso Dmitry y DVD-Jon tienen problemas…

No son los únicos casos en los que la DMCA ha mostrado su fortaleza frente a la piratería. En juego está el futuro del copyright, el último refugio de los oligopolios editoriales, pero además la protección de derechos frena peligrosamente el análisis y la investigación tecnológica e incluso entra en conflicto con la libertad de expresión. 2002 tiene ante sí el gran reto de clarificar un montón de cuestiones jurídicas, que consigan que las leyes vetustas muden la piel para ser eficaces en la nueva era.

MÚSICA
La revolución

El año 2001 se puede definir, en su vertiente musical, como el de la revolución en Internet. Los ladrillos que sustentabas las viejas estructuras del negocio de las discográficas se resquebrajaron con la propagación de la música online. La Industria reaccionó pronto y mal: consiguió segar el cuello de Napster, el programa que encendió la mecha del intercambio de música gratuita en la Red, y se metió en inútiles juicios con otros de similares características como AudioGalaxy, Morpheus o Grozzter. Los esfuerzos han sido en vano: mientras los internautas exprimen al máximo este tipo de plataformas, las cinco principales discográficas del mundo (copan el 80% de las ventas mundiales de música) se sacaron de la manga plataformas musicales de pago plagadas de limitaciones, tanto en contenido como en flexibilidad. MusicNet y PressPlay, hasta el momento sólo disponibles en Estados Unidos, no han cosechado la aceptación prevista no sólo por su coste de suscripción (entre 7 y 10 dólares al mes) sino por sus carencias. Los clones de Naspter cumplen mucho mejor y no cuestan un euro.

La Industria, comandada por la RIAA, demostró en 2001 estar más sorda que una tapia y no dudar ni un segundo en ir a su rollo sin tener en cuenta los requerimientos de los usuarios. Los precios de los discos no descendieron un céntimo (a pesar de que a final de año se comenzó a escuchar que se replanteaban emprender una ligera bajada) mientras que los CD-R experimentaron un aumento de demanda inusitado, aspecto que demuestra hacia dónde van los tiros en el futuro. En España se creó la mesa contra la piratería con la pretensión de reducir las ventas de discos en las calles cuyo precio ronda los tres euros por disco y respetar, de esta forma, los derechos de autor. El copyright fue, sin duda, la manzana de la discordia para la Industria musical durante 2001. En su nombre se ha iniciado una contrarrevolución cuyas consecuencias son, hasta el momento, imprevisibles.

VIDEOJUEGOS
El año de oro

Pese a que 2001 se inició con la muerte de Dreamcast, la consola de nueva generación de Sega, y fallidos rumores de fusión entre esta compañía y Nintendo, lo cierto es que ha sido un año que ha batido todos los récords para el sector de los videojuegos, uno de los mejor tratados dentro de la atribulada situación general de la economía y al que se le suele atacar por su excesiva violencia, muchas veces sin razón.

Durante el pasado año las empresas dedicadas a diseñar videojuegos han sido de las que mejor se han portado en bolsa. Una prueba de ello es que Nvidia, compañía que entre otras cosas desarrolla el chip que emplea Microsoft para su Xbox (cuyos secretos fueron desvelados hace poco por un estudiante del MIT), ha sido la compañía tecnológica que mejor se ha portado en bolsa en 2001 al cuadruplicar su valor.

Además, durante los primeros nueve meses de 2001, esta industria ha generado 4.300 millones de dólares sólo en Estados Unidos, un 34% más que durante el mismo periodo del año anterior, según un informe publicado por NPD Group. Las ventas de consolas, software, periféricos y hardware relacionado también ha ascendido un 12% respecto a 2000. Según un informe publicado en mayo por la Interactive Digital Software Association, cuyos miembros suponen el 90% de este mercado, el incremento anual del sector ronda el 15%, doblando el de la economía estadounidense.

Gran parte del mérito se debe a la llegada a finales del año anterior de la consola Playstation 2 de Sony, y al esperado desembarque a finales de 2001 de las consolas de Microsoft y Nintendo, que volaron de las tiendas cumpliendo con creces sus propias previsiones de ventas.

VIRUS
2001, buena añada de bacilos

Computer Economics ha estimado en 12.900 millones de dólares (unos 14.500 millones de euros) los daños producidos por los virus informáticos durante 2001. Aunque la broma ha salido bastante cara, se ha producido una mejora considerable respecto a 2000, año en el que se perdieron 19.200 millones de euros en todo tipo de conceptos, desde pérdida de máquinas hasta descenso de productividad.

Pero pese a que el año pasado fue el primero en que esta cifra no aumentó, lo cierto es que a lo largo de estos doce meses han aparecido virus más peligrosos y sofisticados y de mayor alcance que nunca. Aunque no faltan quienes aseguran que más que sofisticación el principal problema es la negligencia y el desconocimiento de los internautas. Los bacilos más importantes del año han sido Red Code o Código Rojo, Sircam, Nimda, Goner y Badtrans (Reezak y Gokar fueron los últimos en aparecer, ambos en diciembre, y entre los más populares que estrenaron 2001 están Davinia, Naked Wife.exe y Anna Kournikova). Todos se extendieron como la pólvora, dejando en mantillas infecciones de años anteriores.

Quizás lo más peculiar dentro de este año de los virus han sido ántrax y \”Magic Lantern\”. El primero, como su nombre indica, fue un virus que tuvo más éxito mediático que de otro tipo y que nació como réplica virtual de la amenaza de los polvos blancos (carbunco). \”Magic Lantern\” es otro tema bien distinto. Se trata de un proyecto que el FBI (uno de los afectados por Sircam) reconoció este invierno que se estaba trayendo entre manos: la creación de un virus que ayude a esta agencia del gobierno estadounidense a capturar infractores de la ley. Una polémica herramienta ante la que las empresas antivirus se han negado a prestar su colaboración.

DISPOSITIVOS
Los nuevos cacharros que alumbró 2001

Distintas firmas, tanto de telefonía (Nokia o Ericsson) como fabricantes de PDAs (Hanspring o Palm), presentaron sus híbridos de computadora de bolsillo y teléfono móvil, un dispositivo mestizo por el que los consumidores llevaban tiempo clamando y que es de esperar que sea el futuro próximo de estos cacharros. Sony trajo al mundo dos nuevas versiones de su famoso perro robot Aibo. Gates reincidió en el brillante futuro del Tablet PC en la feria informática Comdex 2001, una suerte de PDA gigante con las funciones de una computadora personal que ya presentó en el Comdex 2000. Apple se adentró en el competitivo mundo de los gadgets con el reproductor de música digital iPod. Pero el que pretende ser más revolucionario es Ginger, formalmente conocido como Segway Human Transporter o SHT. El asombroso ingenio de Segway, sobre el que se venía hablando desde hacía meses sin saber muy bien de qué se trataba, resultó ser un monopatín inteligente que quiere poner patas arriba la forma en la que los seres humanos se desplazan por las urbes. 2002 dirá si lo consigue.

Entre las muertes destacan la de Dreamcast y Cube. Tanto la consola de videojuegos de Sega como la diminuta computadora de Apple pasaron a mejor vida, la primera en enero y la segunda en julio de 2001. También Audrey, un revolucionario dispositivo de 3Com pensado para llevar Internet a los hogares (en especial la cocina), que fue acogido con expectación y halagos por los críticos para morir en abril del pasado año. Otra muerte a tener en cuenta ha sido la de IntelPlay, una división creada por el gigante de los chips para desarrollar dispositivos eletrónicos que acercaran a los niños las nuevas tecnologías.

 


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios