BAQUIA

Fisio. Calidad de vida

Todos nosotros nos pasamos horas frente a un ordenador. Ya sea en la oficina o con el portátil, estamos, constantemente, forzando los músculos del cuello, hombros y cintura de forma poco natural. Además, si como yo sois deportistas, esta falta de flexibilidad en los músculos puede, con frecuencia, convertirse en un pequeño, o no tan pequeño, desgarro. El pasado fin de semana, jugando al padel, me tocó. Apenas pude terminar el partido ayudado por un buen reflexazo. Probablemente por creerme todavía un chaval, nunca se me había ocurrido acudir a un Fisio y siempre me había parecido algo exagerado el amor de los deportistas dé élite por este tipo de profesionales. Bueno, esta vez la espalda me dolía más de lo habitual así que me decidé a ir a un Fisio. Lógicamente, lo busqué por Internet. Después de encontrar muchas páginas dedicadas a esta profesión y viendo que carecía de todo criterio para seleccionar uno, me fui a la página de la asociación en Madrid. Allí busqué los profesionales que había en mi distrito (28009) y encontré varios. Escogí uno que está a menos de 50 metros de las oficinas de DAD y fuí a verles. En realidad, no fue tan sencillo, cuando les llamé por teléfono, estaban ocupados todo el día y no me podían dar hora hasta el día siguiente. Sin embargo, como tengo la oficina tan cerca, les pedí que, si alguién cancelaba me llamaran. Lo hicieron un par de horas más tarde y por fin, tuve la primera hora de fisoterapia de mi vida. He salido encantado. No solo me arregló el tirón de espalda sino que me descubrió varios achaques que yo tenía ya como asumidos por normales que me han mejorado de forma importante. Así que, ante cualquier tirón o molestía de cuello o espalda, no lo dudéis. Os dejan nuevos. Una profesión que tiene que ser sin duda, mejor comprendida .


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios