BAQUIA

Sinceramente, no entiendo nada

Cada periódico financiero que leo da más detalles sobre la estafa del financiero neoyorkino, Madoff y sigo sin entender como ha podido estar haciendo fortuna y disfrutando de ella más de 30 años sin que nadie se haya dado cuenta de que era un “chorizo”. Ahora resulta que había engañado a una delegación del Banco de Santander hace tan solo unos meses. Rodrigo Echenique, responsable de riesgos del Banco, le había visitado con un equipo para “probar” su solvencia. Al parecer, como siempre, salió con honores y los “chicos” del Santander se volvieron convencidos. Todos estamos sujetos a equivocarnos y, en Internet, no siempre ha sido bueno todo lo que hemos visto pero, la verdad, no conozco ningún caso de falsedad que haya pasado la prueba de un par de rondas y haya demostrado ser un fraude. Bien es verdad que se ha tirado mucho dinero en empresas que no lo valían pero, desde luego, las cifras eran otras y los tiempos también. Creo que los inversores institucionales deben aprender a invertir en los sectores productivos del mañana y esos, en sus mayoría, están completa o parcialmente, mediatizados por Internet. Cada día veo más emprendedores con proyectos con sentido y faltos de dinero. Son las nuevas generaciones de empresarios que este país necesita. Serán los que crearán el empleo del futuro. ¿Es tan difícil invertir en ellos? Sinceramente, el ejemplo de la CAN (Caja de Ahorros de Navarra) y quizás La Caixa, debería extenderse a otras Entidades que, de momento, no están o no contestan.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios