BAQUIA

Tecnología y eficacia operativa

La tecnología no siempre garantiza la eficacia operativa pero, tanto el software como el hardware, bien utilizados contribuyen a que las empresas avancen y puedan hacer mejor lo que han hecho siempre, prestar un servicio, producir un producto o resolver un problema.

España tiene mucho terreno que recorrer en muchos ámbitos de la actividad empresarial mientras que, en otros, unos pocos, es líder a nivel mundial. Si hemos sido capaces de triunfar en unos campos concretos como la generación de energías alternativas, la banca y la construcción de autopistas, campos todos ellos en los que hemos desarrollado software y soluciones a la altura de lo mejor que hay en el resto del mundo, podemos hacerlo en cualquier otro entorno.

¿Que es necesario? Primero que el Estado se de cuenta que el modelo actual no nos sacará de la crisis en la que estamos metidos. En estos días se habla mucho de la diferencia entre la crisis mundial -que nos atañe a todos- y a muy española, estructural, que es un problema interno. Los inversores deben entender que el futuro está en la tecnología de soporte a la actividad empresarial, en la mejora de los procesos productivos y en un gran cambio de actitud del dinero que debe pensar a medio y largo plazo. Se ha terminado para siempre el que cualquier español fuera un “experto” inmobiliario capaz de multiplicar su capital por 3 en otros tantos años.

Habrá que apostar por empresas con futuro, capaces de competir a nivel mundial y generadoras de puestos de trabajo de calidad y duración. Hay que “currarse” la innovación, apoyar nuevos conceptos y dar soporte a quienes inventan y, al mismo tiempo, generan riqueza para si mismos, sus inversores y las generaciones futuras.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios