Escuchar. Una disciplina que desaparece.

¿Cuanta gente conocéis que sepa escuchar? La mayoría de las reuniones de negocios no sirven para nada porque, la mitad de los presentes no escucha. Van a la reunión a presentar sus ideas pero llegan con los oídos cerrados a cualquier otra cosa. ¿Escuchar? Como la famosa frase de Paco Umbral  en Televisión, \”oiga yo he venido aquí a hablar de mi libro\”.

Es un problema también con muchas start-ups. Algunos emprendedores están tan identificados con su proyecto que no escuchan ningún comentario. Es más, se ponen a la defensiva cuando alguién critica algún aspecto de su plan de negocio y son incapaces de razonar una respuesta coherente a las dudas del inversor.

Saber eschucar significa, sobre todo, entender que todos pueden aportar algo positivo a cualquier proyecto. No solo el Jefe puede hacerlo. Todos aportan algo y escuchando se puede decidir quién merece nuestra atención y quién no.

Si estamos cerrados a escuchar no sabremos aprender y cometeremos los mismos errores una y otra vez. Escuchar es aprender cada día algo nuevo.

 


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios