BAQUIA

El olor del periódico

Lo confieso, no puedo dejar de comprar la prensa impresa. Soy un adicto, a pesar de pasarme horas todos los días en Internet y tener mucha más información de la red que de la prensa escrita, me sigue fascinando ir cada día al quiosco y comprarme unos cuantos.

Soy una especie que desaparece y mis hijas y sus amigas apenas leen los periódicos y siempre los que yo compro. En primer lugar leen todo lo que necesitan por Internet y en segundo son de una generación que se ha acostumbrado a pagar por pocas cosas impresas.

Ah!, el olor de un periódico impreso. Incluso no mi importa que me manchen de vez en cuando. Su olor a tinta fresca es como una aroma embriagador que me incita comprarlos. Cuando Kindle y sus competidores hagan que la prensa impresa desaparezca o se vea reducida a la mínima expresión, se verán forzados por los viejos rockeros como yo a proporcionarles el olor a tinta fresca…

¿Os imagináis? No me gusta Kindle, prefiero este otro que tiene el verdadero olor…¿será adictivo?


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios