BAQUIA

¿Emprendedor idóneo o Consejero Delegado 1.0?

El comentario de Anaborg tiene miga:

\”Discrepo con Rodolfo en esta ocasión.

Siento como si estuvieras describiendo el perfil de un Consejero Delegado, más q el de un Emprendedor ¿Idóneo?

PD: Creo más en los emprendedores tipo TWITTER que gestionan equipos de hasta 50 personas pero se conocen todos ellos, se comunican, comparten miserias y emociones del día-día y luchan por algo con sentido.

En general los que dicen que gestionan equipos de 500 empleados, mienten, para poder gestionar ese volumen hay que rodearse de muchos gestores en un modelo \”jerarquizado\” donde los de arriba no hablan ni conocen a los de abajo y cuyo único objetivo o de lo que se habla es de $$. Modelos 1.0 en los que cada día creo menos y donde hay poco emprendedor, los buenos se van de esos modelos a montar su propia historia. Con tanta gente opinando es muy dificil llegar a buen puerto, por eso las startups se llevan el gato al agua aunque luego sean compradas por las grandes\”.

Mi respuesta:

Pues yo no discrepo contigo, Anaborg, creo que tienes razón pero hay dos tipos de entornos diferentes y, la guerra de guerrillas que llevan a cabo grupos de 50 \”twitteros\” aún siendo el futuro, no sirve hoy para controlar una empresa que factura 100 millones y tiene que atender a diario a 10.000 clientes.

Otra cosa es que esté de acuerdo contigo en que ese tipo de grupos. mucho más conexionados y trabajando de forma independiente son el futuro. pero no se puede cambiar todo de un día para el siguiente. Si quieres cambiar un gran almacén o una fábrica habrá que esperar unos años para que todo se pueda hacer, gracias a la red, en formatos dispersos y sin gestión centralizada.

El punto que yo quería destacar es que, si para el negocio creciente, necesitas contratar cientos de personas, conviene tener un equipo de gestión con experiencia en hacerlo. Sería muy difícil que 50 \”twitteros\” contrataran a 500 empleados nuevos necesarios para media docena de departamentos de atención al cliente, logística, ventas, tecnología…

El mundo cambia y todo llegará pero me ha enseñado que, por suerte o por desgracia, es más lento siempre que lo que nosotros queremos.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios