BAQUIA

La imaginación al poder…con mucho curro

El mundo tiene distintas velocidades. Cada día lo veo más claro, hay que gente que trabaja poco y gana dinero por que lo que hace tiene gran valor añadido y si jugando al golf cierras un contrato de 100 millones, puedes descansar el resto de la semana, incluso el mes. Sin embargo, en los trabajos normales, no es así, la clave está en trabajar mucho y bien y, sobre todo, no pararse nunca y relajarse por haber conseguido un gran productos o servicio, siempre que lo hacemos hay alguién queriendo destrozarlo con una oferta mejor.

Mientras viajo por toda la geografía española me llueven proyectos de todo tipo. La mayoría son infumables porque no están bien estudiados, no tienen sentido crítico y, en realidad, no se lo han currado para que sea posible entender su viabilidad. Sin embargo, de vez en cuando, cada vez con mayor frecuencia, un emprendedor me sorprende con un planteamiento completo que se puede considerar ganador (gran idea, buen curro en desarrollar los modelos iniciales para probar el producto o servicio, inversión propia en tiempo y/o dinero, buen equipo dispuesto a todo….) y, en algunos casos contados, una idea global que tiene aplicación en cualquier país.

DaD no tiene suficiente dinero para invertir en todas ellas y tenemos que ser muy cautos al seleccionar. Me gustaría decir que seleccionamos a los mejores. Lo intentamos pero no es sencillo, a veces, el mismo entusiasmo del emprendedor te contagia y metes la pata incluso en contra de tu criterio y, si claro, muchas veces te equivocas en el timinig. Una gran idea puede llegar demasiado pronto o ser ya demasiado tarde y es difícil que el emprendedor lo acepte.

Apenas un 20% de los proyectos tienen un buen resultado final, en nuestro caso creo que llegaremos a más de un 50% pero eso deja todavía un 50% en el alero. ¿Es posible mejorar el porcentaje? Muy difícil pero en ello estamos…


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios