BAQUIA

¿Conoce alguién a los dueños de la prensa?

Me llama la atención el artículo de hoy en EXPANSION: \”¿Conoce alguién a los dueños de Internet?\”. Sirve para demostrar hasta que punto hay diferencias y porque es tan difícil encontrar terreno común. El artículo habla de la poca representatividad de quienes fueron a ver a la Ministra de Cultura para presentarle el Manifiesto que muchos hemos firmado posteriormente.

Más allá de la postura que representa ya a cientos de miles de internautas que se han adherido al grupo de soporte en Facebook, el artículo pretende quitarle legitimidad al Manifiesto por falta de representatividad. El mundo está acostumbrado a reglas claras, responsables conocidos y personajes de peso que dictan lo que se debe hacer en cada caso. A los dueños de la prensa les conoce todo el mundo. Internet, por el contrario, no tiene dueño y por ello es difícil de medir con las medidas habituales. Internet es un movimiento constante de tribus que marcan sus propios objetivos y no admiten \”dueños\”, como mucho, la respresentación se la gana uno a pulso y son las acciones que tienen seguimiento aquellas que crean olas más o menos importantes en la red.

Se trata de ningunear a la gente de Internet por falta de representatividad y ello demuestra la poca comprensión que existe en las empresas tradicionales de medios sobre un entorno que, aunque tiende a la gratuidad, está dispuesto a pagar por aquello que es único o tiene un gran valor añadido.

Nadie de los firmantes del Manifiesto -por lo menos los pocos que conozco al inicio del mismo- cree que haya que aceptar la piratería -por otra parte muy difícil de precisar en el nuevo entorno- o esté en contra de que se legisle a favor de mantener los derechos de la propiedad intelectual, lo que todos estamos en contra es que se intente legislar \”con nocturnidad y alevosia\” en favor de un pequeño grupo de \”partes interesadas\” por encima incluso de la Ley.

¿Representan un puñado de firmantes de un Manifiesto a la red? Claro que no, pero tampoco lo hacen asociaciones viejas o nuevas en formatos centralizados que ya no reflejan la forma en la que red se mueve, comunica, lee y opina.

Por último, la otra acusación del artículo, si los pocos que han ido a ver a la Ministra tienen interés en ganar proyección propia solamente, parece del todo improbable cuando unos cuantos de ellos son ya, por derecho propio, reconocidos empresarios y promotores de negocios de Internet respetados por todos los medios tradicionales que les utilizan cuando quieren tener una opinión que ellos mismos recaban. En muchos casos, su acceso a lectores es muy superior al de la mayoría de los medios tradicionales lo que pasa es que, como bien dice el artículo, no son dueños de Internet.

Nadie lo es y todos queremos que siga así.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios