BAQUIA

El problema de los extremismos, culturales, políticos, sociales…

No me gustan los extremos. Creo que el centro se inventó para mí. Me gustan muchas cosas de la izquierda, tengo muchos aspectos que concuerdan con tesis más de derechas pero, en general, soy muy liberal. Por ello, no entiendo los extremos. No entiendo que nadie crea que está en posesión de la verdad, que solo vale lo que el/ella piensa, que no está dispuesto a dialogar sobre sus convicciones sin levantar un arma -ya sea verbal o real-.

Hay que combatir el fuego con fuego. Bueno, por lo menos desde la época de Ghandi, sabemos que no es así, se consigue un mundo mejor estando dispuesto a escuchar a los demás.

En la empresa, con los emprendedores, sucede los mismo. Muchos grandes emprendedores son terriblemente extremistas en sus posturas y nada dados a escuchar. A la larga, eso les perjudica, a lo mejor sacan adelante un gran proyecto pero, siempre llega el momento de reflexionar y ver que se necesita para la siguiente etapa y, los extremistas recetan siempre, más de lo mismo.

Hay que tener  mucho foco y no cambiar de opinión a diario pero, como siempre, los extremos son malos. No se puede tener siempre la misma postura, pase lo que pase y ocurra lo que ocurra.

Me gustaría que aportaráis ejemplos que os hayan llamado la atención en Internet de gente extrema en sus posturas. ¿Quién os ha sorprendido más con sus posturas extremas en los últimos 12 meses?


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios