BAQUIA

Lo revelante entre la irrelevancia de Twitter

Cuando más utilizo Twitter más diamantes descubro pero, oiga ! no es fácil, entre la irrelevancia de los comentarios que todos hacemos, de repente, un enlace genial, una presentación única, un nuevo producto definitivo, un servicio imprescindible y eso solo compensa las docenas de centenares de “estoy aquí”, “buenos días”, “he llegado a la oficina”, “la leche que frío hace”, que leemos a diario.

Es fascinante porque, por lo menos para mi, se ha convertido en una gimnasia ocular y un incremento en la capacidad de concentración en pocos segundos comparables solo a la experiencia de un videojuego avanzado. Poco a poco te vas dando cuenta de quienes son tus “twitteros” favoritos, los que no dejan pasar 10 “tweets” sin algo relevante y aquellos que nunca tienen nada nuevo que decir y simplemente son distracción -gimnasia mental de evasión- y configuran el “ruido” que debes aceptar para leer un “tweet” que te cambie el día.

Me fascina el formato de búsqueda de directivos que parece ir tomando raíz en esta red y el formato rápido de introducción de un amigo a otro o la sesuda y fría reflexión en 140 caracteres. Yo sigo buscando mi formato y, no se si lo consigo, intento aportar algo cada 10 o 12 “tweets” que tenga valor para los que me siguen. Desgraciadamente, con frecuencia, he enviado un “tweet” y pensado inmediatamente, ¿que narices aporta esto? pero, con el tiempo, te vas dando cuenta que no todos buscan algo en concreto, muchos, simplemente se dejan llevar y les basta con “tocar” a un amigo,  a un conocido o a un desconocido/a por la red para vivir felices. Apenas contribuyen pero forman parte del grupo oyente que, al final, cuenta como parte de un público desconocido que te sigue.

¿Cual es vuestrar experiencia?


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios