BAQUIA

El emprendedor compulsivo

Se puede ser un gran emprendedor y no estar dispuesto a gestionar nuestra empresa más allá del momento en el que se ha probado el éxito. Me explico. Hay emprendedores que “gozan” creando un proyecto y convirtiéndolo en un gran negocio. Luego, una vez han probado que lo es y que solo necesita una buena gestión, pierden su interés y prefieren dedicarse a otra cosa.

Son emprendedores compulsivos. Aguantan entre 2 y 5 años en su empresa y luego o la venden o la sacan a Bolsa para dejar luego a un equipo de gestores tradicionales que siga el crecimiento de la empresa.

Las cualidades y el esfuerzo de los primeros años tienen poco que ver con la capacidad de gestión para hacer de una empresa de 20 millones y 150 empleados, otra de 200 millones y 900 empleados. Son visiones distintas y, sobre todo si existe la posibilidad de un buen “exit”, el emprendedor deja de estar interesado una vez ha perdido el control de la empresa y está “de prestado” durante un par de años más. Su mente está ya en el siguiente proyecto en el que se quiere involucrar de nuevo.

A España le hace mucha falta este tipo de emprendedores en serie y la comunicación de sus éxitos para forjar nuevas generaciones de ellos que saquen a nuestro país del estado de crisis -real y percibida- en el que se encuentra.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios