BAQUIA

WP7 se actualiza, o lo intenta

Las actualizaciones de software son una parte rutinaria de nuestra vida. Una parte aburrida, de hecho. Hasta que algo va mal.

Así que si por ejemplo, la primera actualización menor de Windows Phone 7 no termina de cargarse en los dispositivos de Samsung, la historia empieza a ser noticia. A algunos usuarios se les congela la instalación, para reiniciar el teléfono sin ella, y a otros se les queda el teléfono fuera de servicio, en algunos casos sin opción a formateo.

Y si a eso le añadimos los indicios, aún sin demostrar, de que algunas operadoras estadounidenses están ejerciendo su derecho a bloquear actualizaciones de software dejando a los usuarios sin la opción de mejorar sus teléfonos y en la práctica, acortando la vida últil de los dispositivos, la noticia empieza a inclinarse hacia el lado de las malas noticias.

La puntillita es la gran tragedia de que la actualización de marras no incluye aún la opción de copiar y pegar, una carencia descubierta con horror cuando salieron los primeros dispositivos, y que es la principal demanda por los usuarios. El copypaste llegará en futuras actualizaciones, según la empresa.

Microsoft presentó Windows Phone 7 con gran fanfarria y recibiendo por fin la aprobación de la crítica. Sin embargo, los usuarios no parecen tan convencidos de sus bondades, y también algunos fabricantes, como la surcoreana LG, han expresado su decepción con las ventas de móviles del sistema operativo.

Tampoco ha ayudado el misterioso caso del tráfico desaparecido, denunciado por algunos usuarios que veían cómo sus teléfonos con WP7 se merendaban sus tarifas de datos sin motivo aparente. Y aunque Microsoft terminó identificando a Yahoo Mail como al responsable del fallo, el consiguiente cruce de acusaciones entre las dos empresas no hizo nada para mejorar la imagen de Microsoft.

La compañía se ha esforzado por defender su plataforma y ha hecho hincapié en atraer y cuidar a desarrolladores externos, consciente de que las aplicaciones de terceros ya son tan importantes como la plataforma de software a la hora de elegir un dispositivo.

Su mayor respaldo últimamente ha sido la apuesta de Nokia, que pese a sus dificultades sigue siendo el mayor fabricante de teléfonos móviles del mundo, por utilizar WP7. Una decisión que, para desgracia de Microsoft, ha sido muy cuestionada.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios