Los gobiernos no podrán vetar dominios de primer nivel

La ICANN, el organismo que gestiona los nombres y números en Internet, se enfrenta estos días a uno de los retos más importantes de su historia, con la ampliación de los nombres de dominio, más allá de las terminaciones por países y de los tradicionales .com, .org y compañía.

Las negociaciones sobre cómo hacer la transición, que se celebran esta semana en Bruselas, han comenzado con un rotundo "No" a una propuesta del gobierno de Estados Unidos de que los gobiernos pudieran vetar nombres de dominio que les resulten polémicos, con la ya clásica hipótesis de .gay, o el ejemplo demostrado de .xxx, que ha sufrido largas tribulaciones bajo la reprobación de las autoridades de EEUU.

Sí se han aceptado otras peticiones, como que estados o empresas puedan objetar el registro de un nombre de dominio sin tener que pagar (porque solicitar un registro es de todo menos económico). Pero el argumento de que los dominoos polémicos podrían fragmentar la Red, al conllevar cortes en algunos países, no ha convencido a los miembros del organismo.

Casi todos los gobiernos se están esforzando por legislar la Red, con textos polémicos en países desarrollados como la Ley Hadopi francesa, la Sinde española o la de Economía Digital en Reino Unido, sin olvidar el filtro impuesto por las autoridades australianas. Pero también prestan atención a los organismos internacionales, y EEUU no es el único que intenta ganar peso en la ICANN, porque hasta el Comité Olímpico Internacional tiene una opinión sobre cómo deberían gestionarse los dominios.

Los gobernantes menos democráticos, mientras tanto, optan por el sistema tradicional de cortar por lo sano.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios