BAQUIA

La UE investiga arreglos de precios en el sector del liibro electrónico

Europa Press

La Comisión, que actúa como autoridad de la competencia para la Unión Europea, dijo que las redadas del pasado martes se llevaron a cabo en varios estados miembros, pero no identificó ni los países ni las compañías implicadas.

"La Comisión tiene razones para creer que las compañías afectadas podrían haber violado las normas antimonopolio de la UE que prohíben los cárteles y otras prácticas empresariales restrictivas", dijo en un comunicado.

Responsables de la Comisión fueron acompañados por representantes de las autoridades de la competencia nacionales en los países afectados, añadió.

"El hecho de que la Comisión lleve a cabo este tipo de inspecciones no significa que las compañías sean culpables de comportamiento anticompetitivo ni prejuzgan el resultado de la propia investigación", añadió el comunicado, indicando que las redadas están en una fase inicial de las investigaciones de competencia.

No se ha fijado un plazo para completar la investigación, que dependería de cómo las compañías implicadas cooperaban con la Comisión.

Dispositivos como el Kindle de Amazon, el iPad de Apple o los lectores de Sony han creado un mercado enorme de rápido crecimiento para los lectores electrónicos, que habitualmente tienen un precio más bajo que las ediciones en tapas duras.

La Oficina de Comercio Justo (OFT por sus siglas en inglés) del Reino Unido inició una investigación en enero sobre posibles acuerdos de ventas de los libros electrónicos entre editoriales y algunas tiendas para comprobar si violaron las leyes de competencia.

"Estamos trabajando conjuntamente con la OFT, conocemos su investigación", explicó Amelia Torres, portavoz de la Comisión Europea.

Entre las grandes firmas en el sector están la alemana Bertelsmann , las británicas Pearson y Bloomsbury, y Hachette Livre, una unidad de la francesa Lagardère.

Tanto la unidad Penguin de Pearson como la editorial de libros Harper Collins, de News Corp, están siendo investigadas por la OFT, pero aseguraron que no sufrieron redadas por parte de los reguladores europeos.

Ni la editorial más importante del mundo Random House ni tampoco otras unidades de Bertelsmann han tratado aún con la Comisión, señaló Andreas Grafemeyer, portavoz de Bertelsmann.

En cuanto a Bloomsbury no pudo ser contactada inmediatamente para realizar comentarios.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios