Dinamarca cambia los sellos por SMS

Frente al rápido (e impersonal) correo electrónico, enviar una carta por correo es casi un ritual. Escribir a mano, quizá reescribir con mejor letra, doblar el papel y meterlo en un sobre, ponerle el sello y echarlo al buzón, sabiendo que viajará durante un par de días antes de llegar a su destino. O, en lugar de pegarle un sello de papel, enviar un mensaje de texto al servicio de correos y copiar el código que nos suministren.

Eso es lo que podrán hacer los daneses y suecos que quieran enviar una carta por correo postal (o, como dicen los anglosajones, el snail mail, o correo caracol), sustituyendo el papel por los mensajes de texto y pagando directamente en la factura telefónica.

Este proyecto sigue el ejemplo del lanzado hace dos años en Alemania, aunque a diferencia del caso escandinavo, los sellos virtuales alemanes eran más caros que los de papel. Una de las dudas que plantea la idea es que muchos de los que siguen utilizando el correo postal son personas mayores, que quizá no se manejen demasiado bien enviando mensajes de texto desde el móvil. 

El servicio estará disponible en Dinamarca el próximo 1 de abril, y en Suecia en algún momento del verano. Si tiene éxito, podría expandirse a otros países o sustituir prácticamente a los sellos en estos países, para tristeza de los aficionados a la filatelia.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios