Ante el desastre, Japón acude a la Red

Un brutal terremoto, con sus consiguientes incendios, un tsunami y un riesgo de desastre nuclear es mucho más de lo que uno puede procesar en un fin de semana. Y cada uno lo gestiona como puede. En el caso de los japoneses, no nos sorprende que lo hagan con tecnología.

No en vano, Japón es el hogar de empresas punteras como Sony, Nintendo, Toshiba o Panasonic, y está a años luz de la mayoría de los países desarrollados en lo referente a electrónica de consumo y a adopción de nuevas tecnologías entre los usuarios. Japón es quizá el país del mundo más unido a las tecnologías, y se nota.

Así, muchos de los documentos más estremecedores del desastre son imágenes tomadas por ciudadanos, que han subido a Internet vídeos del tsunami, fotos de barrios arrasados, supermercados vacíos y por supuesto, testimonios de japoneses en Twitter, donde se multiplican los hashtags y Trending Topics relacionados, desde Fukushima (donde se encuentra la central nuclear accidentada) hasta el más colorido #Godzilla.

Las empresas locales de tecnología, afectadas por la sucesión de desastres, han despertado temores a  problemas de suministro en el resto del mundo, mientras intentan hacer recuento de daños en su personal, sus plantas y sus almacenes.

Mientras tanto, las firmas de tecnología extranjeras se han volcado con la reconstrucción del país. Google ha establecido un sistema de búsqueda de personas, y ofrece toda una serie de recursos para enviar donaciones, encontrar refugios o consultar los cortes energéticos previstos. La empresa española FON, que posee la mayor comunidad WiFi del mundo, ha abierto su red a todo el mundo, después de que el terremoto dejara a millones de personas sin cobertura móvil.

Skype, por su parte, ofrece a todos sus clientes WiFi gratis y crédito gratis para hacer llamadas, según hemos podido ver en el Twitter del popular bloguero español Héctor García, mas conocido como Kirai y que vive y trabaja en Japón. Y no todo son iniciativas de grandes empresas: diseñadores como James White crean pósters y carteles para recoger donaciones.

No todo es bonito, sin embargo. Como ocurre cada vez que un tema se pone de moda en la red, han aparecido los habituales oportunistas, que promocionan falsos programas de antivirus (y que no son otra cosa que malware) entre las búsquedas de información sobre el terremoto.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios