BAQUIA

Tras Jeopardy, el ordenador Watson llega a la medicina

Watson es un ordenador, pero al igual que el compañero de Sherlock Holmes, es médico. O al menos, quiere ser ayudante de médicos en su próxima vida, después de demostrar en el concurso Jeopardy que es más que capaz de relacionar conceptos aparentemente dispares como lo haría un humano. O mejor.

Este detective informático creado por IBM llevará su capacidad de computación a los hospitales, donde pretende ayudar a los médicos en el diagnóstico y tratamiento de pacientes. Watson no será un sustituto, sino un suplente que sugiere posibles dolencias cuando se le indican los síntomas del enfermo. No en vano, la popular serie House presenta la labor de los médicos como una investigación detectivesca.

La ventaja de Watson frente a otros super ordenadores es que entiende el lenguaje natural, es decir, la forma de hablar de la gente corriente, comprendiendo tanto lo que dicen como lo que quieren decir.

A esa facilidad para comprender a la gente le añadimos una de las fortalezas tradicionales de los ordenadores: la memoria. Watson puede mantenerse al día de las publicaciones científicas (cada año se publican unos 10.000 estudios con descubrimientos médicos, según los creadores del ordenador), algo que supera la capacidad de retención de los doctores, que al fin y al cabo siguen siendo humanos.

IBM ha cerrado acuerdos con ocho universidades de Medicina en Estados Unidos, que no sólo "educarán" a la máquina dándole toda la información disponible sobre medicina, sino que buscarán la mejor forma de utilizarla en el día a día de un hospital.

En esta nueva aventura, Watson no se enfrenta sólo a las dificultades técnicas, sino a las reticencias de médicos y pacientes para confiar en una máquina, una práctica que está dando sus primeros pasos. Al fin y al cabo, una cosa es que el ordenador te gane en un concurso de televisión y otra muy distinta que decida por dónde hay que cortar.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios