BAQUIA

El juez tumba el acuerdo de Google Books con los editores

La de Google Books está siendo una larga odisea, primero para ganarse el favor de los editores y ahora la aprobación de las autoridades, que temen que Google cree un monopolio incontestable y han rechazado su acuerdo con las editoriales.

Después de años de demandas y largas negociaciones, Google había accedido a pagar 125 millones de dólares a las casas editoriales por los 12 millones de libros que ha escaneado en bibliotecas estadounidenses, y compartir los beneficios de su servicio online con los beneficiarios de los derechos de autor que aún no se han identificado o localizado.

Permitir el acuerdo, según el juez del distrito, le daría a Google una ventaja que "simplemente iría demasiado lejos", porque le "recompensa" por escanear obras sin permiso, y además infringe la ley antimonopolio al crear un único servicio de su escala que permitiera acceder a los libros a través de Internet.

Uno de los aspectos más polémicos del trato es que se firmaba con las editoriales, afectando a millones de títulos y de forma que si los autores no querían que sus obras fueran escaneadas y publicadas en Internet debían pedir que se les eliminara, en lugar de pedir permiso primero a los autores y después escanear. Ése ha sido uno de los argumentos del juez, y uno de los temas que el gigante de Internet tendría que remodelar para seguir adelante con su proyecto.

También la organización de defensa de los derechos digitales Electronic Frontier Foundation se mostró en contra del acuerdo, señalando que la privacidad de los lectores correría peligro, una preocupación que el juez ha reconocido pero no considera el motivo principal para rechazar el acuerdo.

Otros que se oponían a los planes de Google son los que probablemente serán sus competidores en este sector: Microsoft, Amazon y Yahoo, que aludían al argumento del monopolio.

Entre los defensores del proyecto, además de la propia Google, están quienes reclaman la disponibilidad en Internet de libros que ya están en bibliotecas públicas, y los que señalan que lejos de perjudicar a los editores, el sistema de Google Books les ha hecho vender más. El Gobierno fracés, por su parte, ha optado por la solución alternativa y anunciado que escaneará sus libros, con o sin ayuda de la empresa.

 


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios