BAQUIA

Social Commerce, Geolocalización y Mobile Marketing, ese gran desafío

Lo que ya se conoce como la Web 3.0, más la reducción de los precios de los dispositivos móviles de última generación y la facilidad de las conexiones, ha dado como resultado en los últimos meses la expansión de nuevas y completas aplicaciones que han logrado captar la atención no sólo de los usuarios, sino también de las marcas.

Las cifras de penetración son muy relevantes, máxime si tenemos en cuenta que las redes sociales basadas en la geolocalización se siguen consolidando como fuentes inagotables de información relevante para la identificación de necesidades e intereses de los consumidores por parte de las marcas.

Si bien las proyecciones para 2011 hablan de crecimientos sostenidos, aún queda un largo camino por recorrer, donde aspectos relacionados con el comercio electrónico, la transparencia y tratamiento de los datos personales siguen siendo las variables que mayores niveles de optimización y mejora requieren.

Tanto en términos de números de usuarios integrados como en relación a los ingresos obtenidos, las cifras nos indican que estamos ante una tendencia aún en pañales, donde las marcas deberán analizar cómo minimizan la falta de interés de los usuarios por la recepción de ofertas y promociones a través de la Web móvil.

La geolocalización parece ser una de las claves, ya que permite el seguimiento de los clientes potenciales dentro de los radios de acción óptimos, logrando una penetración a nivel global desde la optimización de la vertiente local.

GPS para identificar la ubicación exacta de los potenciales clientes, que han aportado a iPhone y a móviles con Android el valor agregado del envío de promociones y ofertas atendiendo a la ubicación como primera variable. Esto hace que las aplicaciones avisen a los usuarios de las distintas ofertas existentes en su radio de acción ajustadas a los intereses y necesidades obtenidas de la interacción de éstos en las redes sociales que emplean la geolocalización.

Es de gran relevancia tomar conciencia del número infinito de oportunidades subyacentes para el marketing en torno al comercio móvil. Visto esto, podemos afirmar que uno de los principales retos y desafíos al que deben enfrentarse las empresas y marcas se centra en la interacción en las redes sociales a través de campañas de marketing móvil basadas en el establecimiento de acciones en las que la retroalimentación contribuya al desarrollo del entramado social, piedra filosofal de la efectividad de las estrategias actuales.

Confianza, transparencia y respuesta a intereses y necesidades son las recomendaciones para las marcas que lancen nuevas estrategias de Marketing móvil o Social Commerce. Adicionalmente, la adaptación de los contenidos al entorno móvil es esencial para que los usuarios se sientan cómodos y puedan habilitar las distintas opciones en función de sus necesidades, aspecto de gran relevancia para la obtención de dicha información por parte de las marcas.

El videomarketing y el marketing de contenidos son sin duda grandes aliados del Social Commerce y serán clave para lograr ratios de conversión más elevados que los actuales. Adicionalmente, las nuevas acciones de Facebook en las que herramientas pensadas para el comercio electrónico se integrarán con el Social CRM.

En definitiva y como conclusión, podemos determinar que el Social Commerce es la “tendencia actual”… crecerá exponencialmente durante este año y la razón es la atracción de los usuarios por las redes sociales y el consumo online. Las marcas deben entender que los preceptos asociados a las ventas se han modificado y que es a través de la creación de vínculos y la escucha activa como se va tejiendo el futuro de las ventas online, pasando de una conversación claramente basada en el “Yo” a una conversación basada en el “Nosotros”.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios