Microsoft se hace con un paquete de las últimas direcciones IPv4

Ya sabemos que las IPs de toda la vida se están agotando. En febrero la ICANN repartió los últimos bloques de direcciones IPv4, con lo que empezó la cuenta atrás definitiva para la transición hacia el nuevo modelo de IPv6.

Pero esa transición puede ser un proceso complejo, por lo que las actuales IPs libres que aún quedan se pueden volver valiosas, hasta el punto que la ICANN teme que pueda organizarse una especie de mercado negro de compraventa en torno a ellas.

Por ahora, Microsoft se ha hecho con un paquete de 666.624 direcciones IP. Se las ha comprado por 7,5 millones de dólares a Nortel, la empresa canadiense declarada en bancarrota en enero, y que se va vendiendo a pedazos desde entonces.

Es decir, Microsoft ha pagado unos 11,25 dólares por cada IP, más de lo que cuesta, por ejemplo, registrar un dominio de primer nivel. Y recordemos que una IP son sólo unos números que permiten conectar una máquina a Internet.

Los directivos de Nortel se dieron cuenta de que el paquete de IPs que tenían disponible era uno de sus mayores activos, y las sacaron a subasta a finales de 2010. Después de recibir unas 80 peticiones de compra, se decidieron por la oferta de Microsoft por considerarla la mejor.

La cuestión es: ¿para qué quiere Microsoft las IPs? Hay quien cree que podría revenderlas, aunque no creemos que las cosas estén tan mal en Microsoft como para dedicarse a esos trapicheos. Lo más probable es que las utilice para no tener problemas con sus propias máquinas en el proceso de migración a IPv6.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios