¿Qué me pasa, doctor Web?

¿Qué me pasa, doctor Web?

Esta pregunta resume la mayoría de las visitas de una Pyme a una agencia web.

Después de gastar no pocos recursos (dinero, tiempo y esfuerzo) en el desarrollo de un sitio web, una campaña online, una tienda e-commerce, o cualquier otro producto… la mayoría de estos proyectos terminan por fracasar.

Y fracasar/equivocarse es bueno, siempre que se aprenda el por qué del error (Be Wrong – David H.  Freedman), pero en este caso hemos delegado en una empresa externa todo el conocimiento y producción del nuestro proyecto, con lo que tenemos un sitio web que no funciona y no sabemos qué ha pasado.

¿Por qué no hemos aprendido del proceso?

Nosotros desconocemos el proceso que ha llevado la agencia, aparte de unos cuantos pdfs y un par de reuniones, no hemos sido partícipes del flujo que nos ha llevado a donde nos encontramos: un proyecto que no funciona.

Y se produce el temido ¨efecto prisma¨.

El Efecto Prisma

Cuando no tenemos ni idea de Internet se produce este efecto, que lejos de ayudarnos, nos hace  desperdiciar dinero y recursos: ¡Depende del profesional al que preguntemos nos dará una respuesta diferente!

Cuando se pregunta al SEO, dice que el posicionamiento es malo; el diseñador, que el problema es la imagen; el programador, que el desarrollo tiene que mejorarse…

Prisma

Y esto tiene su razón de ser: todo es mejorable. Pero que produce al cliente, que desconoce la mayoría de las reglas de internet, miedo, mucho miedo.

Pero, ¿qué hacemos si no tenemos recursos para tener un especialista de cada campo y necesitamos una web? Acudir a la consultoría ágil.

Especialización, ¿podemos?

Todos los tipos de web que existen suponen un conglomerado enorme de métricas y variables, que en una empresa con recursos suficientes se controlan gracias a una alta especialización de los recursos. Dejamos de hablar de “posicionamiento en Google” y pasamos a hablar de “SEO B2C especializado en el sector X”. El número de tecnologías, profesionales, y técnicas, se especializan más y más, y como  consecuencia sólo las empresas que pueden acceder a profesionales muy especializados están siendo competitivas.

Zapatos

Habitualmente ni la agencia ni el cliente puede permitirse el asumir ese tipo de profesionales especializados. Y el panorama de crisis no ayuda… debemos invertir menos, asegurar nuestra inversión y especializar aun más.

Solución: Menos es más

Para resolver estos problemas están naciendo conceptos nuevos de consultoría ágil: profesionales muy  especializados y en activo agrupados bajo una misma marca con el objetivo de asesorar.

Y esto es posible porque utiliza recursos externos, en activo, y especializados, que con pequeñas intervenciones, diseñan y ejecutan un proyecto.

Este tipo de consultoría no oculta información, te permite adquirir ese conocimiento e incluso, te pone en  contacto directo con los profesionales para que elijas gestionarlos.

Diagrama

¿Cómo funciona la consultoría ligera?

Estas asesorías se hacen en una semana aproximadamente y se proponen soluciones y recomendaciones en programación, diseño, SEO, estrategia SEM, usabilidad y marketing online y offline.

Adicionalmente y como segunda parte de la consultoría, incluyen en la propuesta un equipo de profesionales que pueda realizar los cambios pertinentes para que el espacio web de su PYME tenga éxito en la red.

__________________________________________________________________________________

Francisco Erlich es consultor online en www.usoweb.com


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios