Que no y que no: Internet no tiene la culpa de que se vendan menos discos

Poco a poco a las discográficas se les van acabando o poniendo en evidencia los argumentos que han manejado estos últimos años contra Internet y las descargas digitales, a quienes culpan del descenso de ventas de su modelo tradicional. Cuando no se ponen ellas mismas en evidencia con demandas disparatadas, claro…

Ahora es la prestigiosa London School of Economics la que ha presentado un estudio que desmiente que “la culpa” de que se vendan menos discos –físicos- sea de Internet. Las verdaderas razones responden a un conglomerado de factores.

Estos son principalmente tres: un cambio en los patrones de consumo, un descenso e las posibilidades económicas de muchas familias y un aumento de las ventas de otros contenidos digitales a través de distintas plataformas.

Según los autores del ensayo, los intentos de las discográficas de ignorar avances tecnológicos como los intercambios P2P y de intentar mantener un modelo de negocio desfasado han ralentizado la innovación en la industria musical.

Lo ideal hubiera sido que la industria se hubiera apoyado en esas innovaciones para potenciar modelos de negocio novedosos, que permitieran a la gente descargar música legalmente a precios razonables.Si lo hubieran hecho ellos, tal vez no habrían llegado “extraños” de fuera del sector –léase Apple o Spotify– y hubieran montado negocio rentables en torno a la música –léase iTunes o la música en streaming-.

El estudio de a LSE incluso menciona que ni siquiera las leyes antipiratería que se han extendido en varios países conseguirán que la industria vuelva a las ventas de sus días de vino y rosas. Así lo demuestran los 30.000 juicios que se han celebrado en EEUU entre 2003 y 2008 relacionados con las descargas, que no han frenado el fenómeno.

Además, recuerda, hoy en día existen tantas opciones relacionadas con el entretenimiento (especialmente los videojuegos) que es difícil pensar que alguien pueda dedicar 15 euros de su presupuesto de ocio a comprarse un CD.

Y cuidado, porque la música sigue interesando a la gente. Una prueba es que en 2009, la recaudación por conciertos en el Reino Unido (1.540 millones de libras) superó los ingresos de la industria discográfica (1.360 millones).


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios