La CMT autoriza el WiFi compartido entre vecinos

La Comisión del Mercado de Telecomunicaciones ha resuelto por fin (y por ahora) uno de sus grandes dilemas: ¿pueden varios vecinos compartir una misma conexión WiFi?

La respuesta parece que ser que sí, en contra de lo que pedían las operadoras, que prefieren, por supuesto, que cada vecino pague una factura distinta en lugar de este arreglo comunitario.

Esta práctica de compartir el WiFi ya ocurre de forma ocasional e informal, entre vecinos conocidos, pero en este caso el enfoque era algo más formal. La petición procede de una promotora que construye pisos de protección oficial en régimen de alquiler. La sociedad, participada en su totalidad por el Ayuntamiento de San Cugat del Vallés, quiere ofrecer a los vecinos la conexión WiFi, igual que la luz y el gas.

Eso sí, hay condiciones: no puede haber ánimo de lucro, la red no puede estar abierta a todo el mundo y el prestador del servicio será la compañía y no la comunidad de vecinos, lo que implica que no tendrá servicio técnico. Suponemos que el vecino informático del tercero no cuenta.

La CMT lleva años intentando gestionar las redes WiFi municipales, y después de varias multas espectaculares a los consistorios ha permitido que los ayuntamientos ofrezcan conexiones en espacios públicos como plazas, aunque con límite de velocidad y alcance. También la cuestión de las comunidades vecinales seguía sin resolver hasta ahora.

Así pues, la decisión de esta semana marca un precedente para futuras promotoras y comunidades de vecinos, aunque una cosa es que esté autorizado, y otra cosa muy distinta, que esos mismos vecinos logren ponerse de acuerdo para instalar la conexión.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios