BAQUIA

Cómo conseguir éxito con el marketing viral

Una de las técnicas de marketing más recurrentes durante los últimos años en Internet es el marketing viral. Para conseguir un efecto viral óptimo, el producto siempre tiene que ser de calidad y superar un umbral en el que al usuario le sea satisfactorio y no “doloroso” recomendarnos.

Es obvio que no se van a conseguir resultados cuando tenemos que promocionar un producto de calidad dudosa, por mucha viralidad que generemos.

Ya con un producto de calidad sobre la mesa, conviene plantearnos las diferentes estrategias existentes a la hora de lanzar una campaña de marketing viral. Quizás sean las redes sociales el canal de comunicación más apropiado para acceder a la viralidad máxima, o quizás prefiramos destinar todos los efectos al desarrollo de un portal web propio que acoja la acción viral.

En redes sociales, mucho cuidado con la herramienta de "Recomienda a un amigo" y cualquier tipo de envío masivo de correos electrónicos pues puede ser mal interpretado. Y en lugar de obtener resultados positivos, dar lugar a una pésima imagen por spam. El spam está mal visto en cualquier parte del mundo y es un error común incurrir en el envío masivo de mensajes privados. Olvídate, por supuesto, de spamear el muro ajeno.

El humor es una de las formas más sencillas de conseguir realizar marketing viral. Se puede acceder al usuario de diferentes formas: apuntar a sentimientos, a la nostalgia realizando acciones asociadas a determinados momentos (los 60, los 80), utilizar la música como canal para unir (grupos conocidos o música que sabemos que va a gustar al gran público), pero sin duda, se obtiene éxito seguro si sabemos llegar al usuario bajo el factor sorpresa y con un punto cómico que no espere.

Para que un marketing viral funcione debe producir una sensación de "esto debo hacérselo conocer a mis conocidos", focalizándose especialmente en el 10% de los usuarios que son influenciadores (1% crea contenido, 10% lo difunde entre sus conocidos y un 89% es la receptora final), creando la idea de "debo ser el primero que esta bomba se la pase a sus amigos". Existe un rango de personas influenciadoras a quienes, si se llega como público target, conseguiremos la viralidad y por tanto que nuestra campaña de marketing viral triunfe

Humor, sí, pero siempre acompañado por la sinceridad con el usuario. No soy partidario de aplicaciones en redes sociales que buscan obtener cierta viralidad a costa de lapidar la privacidad del usuario. Existen aplicaciones en Facebook muy simpáticas e integradas perfectamente en la red social que actúan como resortes para campañas virales de éxito.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios