BAQUIA

El jefe de Cisco se pone serio

"Hemos sido lentos al tomar decisiones, nos hemos llevado sorpresas donde no deberíamos y hemos de forma consistente perdido la responsabilidad que ha sido un sello de nuestra capacidad de actuar. Eso es inaceptable".

Esas son algunas de las palabras del correo que ha enviado a sus 73.000 empleados John Chambers, consejero delegado de Cisco.

Lo cierto es que la última gran noticia que recordamos de Cisco últimamente fue su promesa de cambiar Internet para siempre, antes de presentar… un router. Rápido, sí, pero un router. Su tableta no ha destacado demasiado entre las decenas de presentaciones, y sus últimos informes de resultados trimestrales tampoco deslumbran, precisamente.

Ahora las reacciones se dividen entre los que creen que este reproche masivo es una forma de despedida del directivo antes de que le releven del cargo, y los que se lo toman como un intento de reconducir las cosas, como parecen indicar algunas partes del texto:

"Nos enfrentamos a una simple verdad: hemos decepcionado a nuestros inversores y hemos confundido a nuestros empleados. Conclusión, hemos perdido parte de la credibilidad que es fundacional para el éxito de Cisco, y debemos recuperarla", afirmó.

Chambers ha sido más discreto que otros de sus homólogos en el sector, como el siempre combativo CEO de Oracle, Larry Ellison, el ex jefe de Google Eric Schmidt, pródigo en afirmaciones rocambolescas, o la temperamental Carol Bartz, jefa de Yahoo. Pero como demostró el salto a la fama de Mark Hurd cuando perdió el puesto al mando de HP, la notoriedad no siempre es algo bueno.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios