BAQUIA

Adobe alquila sus programas de diseño

InDesign, DreamWeaver, Illustrator y Photoshop son marcas de Adobe que se han convertido en imprescindibles para muchos profesionales. También son paquetes de software con precios poco asequibles. ¿La solución? La empresa cree que la misma que con los coches: alquilarlos.

En lo sucesivo, empresas y particulares podrán alquilar los programas de diseño de Adobe, ya sea mes a mes o con una suscripción anual, dentro del programa Adobe Subscription Editions que han lanzado al tiempo que la versión 5.5 de su Creative Suite.

Un mes de Photoshop o de Flash Professional, por ejemplo, cuesta 49 dólares al mes, o 35 si lo contratamos durante un año. Dreamweaver se cotiza a 29 en el plan mensual y 19 el anual, y la versión Extended de Photoshop se pone en 75 dólares al mes, que se quedan en 49 si firmamos por un año.

De momento, la página del servicio en español sólo indica que los productos de la Creative Suite están disponibles, por lo que entendemos que el precio sería el mismo para todos. Una vez adquirido, el software puede descargarse directamente al ordenador, aunque también podemos pedir un DVD de copia de seguridad.

La ventaja de este modelo es que por un lado, siempre tenemos la última versión del software. Y por otro, nos ahorramos el desembolso inicial de 449 euros si actualizamos una versión antigua, o podemos contratarlo sólo para un proyecto concreto.

Uno de los inconvenientes es que muchos de los usuarios de estos programas son diseñadores o artistas autónomos, que un mes pueden encontrarse sin fondos para pagar cuotas mensuales y asegurarse su herramienta de trabajo.

La idea de alquilar software no es completamente nueva. Ya hace cuatro años que Microsoft empezó a alquilar su paquete ofimática Office en países emergentes, y más recientemente el giro de los progrmaas instalados hacia la computación en nube hace que los usuarios empiecen a pensar en el software como en un servicio, lo que facilita el interés por pagarlo de forma mensual, igual que la conexión a Internet o la factura de la luz.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios