iPhone y Android ganan terreno en los juegos móviles

Impulsados por pájaros, zombies, pitufos y otras fuentes de horas perdidas, el iPhone, el iPad y los móviles y tabletas con Android están haciéndose con una parte cada vez mayor del mercado de los juegos móviles, según datos de la empresa de análisis Flurry, especializada en aplicaciones móviles.

De hecho, en 2010, los juegos en iPhone y Android pasaron a suponer el 34 por ciento del mercado, un poco más de un tercio, mientras que la posición dominante de la Nintendo DS se redujo del 70 al 54 por ciento del mercado. Menos marcada fue la reducción de la cuota de la PSP de Sony, que pasó del 11 al 9 por ciento.

Mobilegaming

Sin embargo, estas noticias no son (muy) malas para nadie. Lo que está ocurriendo no es tanto que los móviles se coman el negocio de las consolas como que están aumentando el mercado. Igual que hizo la Wii al popularizar los juegos de consola entre grupos que antes no participaban, como ancianos o amas de casa, los juegos en los móviles han hecho que ahora, más gente juegue a videojuegos.

Además, la reducción de importancia de la Nintendo DS coincide con el declive de una máquina que llevaba un cierto tiempo en el mercado, y pese a su popularidad, estaba a punto de ser sustituida por la Nintendo 3DS. Es posible que esta consola portátil de tres dimensiones, lanzada esta primavera con un éxito arrollador, detenga o invierta la tendencia a la baja de Nintendo en los juegos móviles.

También Sony ha anunciado un reemplazo de su PSP. Pero dado que la Next Generation Portable, o NGP, no llegará a las tiendas hasta 2012, es probable que la parte del pastel de la firma japonesa siga reduciéndose en 2011. A cambio, el teléfono Xperia Play de Sony Ericsson, basado en Android, les permitirá entrar en ese otro lado de la tarta.

Otro detalle que refuerza la posición de Sony y Nintendo es que si bien los juegos para móviles y tabletas no suelen alcanzar los 10 dólares como máximo, tanto las máquinas como el software de las consolas suele tener precios mucho más elevados, por lo que proporcionalmente, la mayoría de los ingresos del sector siguen siendo de los jugadores tradicionales.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios