Sony admite un ataque a la red de PlayStation y Anonymous se lava las manos

Está claro que Sony y los hackers están condenados a no entenderse. Primero algunos expertos con iniciativa lograron obtener el código de la PlayStation 3, simplificando su pirateo al resto de mortales. Entonces Sony lanzó toda su maquinaria legal contra estos hackers, que terminaron llegando a un acuerdo, y aislando de su red a las máquinas pirateadas.

Al atacar a dos hackers en concreto, la firma japonesa atrajo la ira colectiva del grupo Anonymous, que le hicieron un hueco entre sus variadas campañas de ataques informáticos. Entonces, Sony atribuyó las caídas de la PlayStation Network y de varias de sus páginas a tareas de mantenimiento.

Sin embargo, ahora Sony afirma que está sufriendo ataques externos en su red, después de cuatro días con cortes de servicio. Y lo curioso es que Anonymous, o al menos algunos miembros de este grupo sin jerarquía ni líderes visibles, dicen que ellos no tienen nada que ver, y que la culpa es de la propia Sony.

Ante esta contradicción, unos 70 millones de usuarios se han visto sin poder acceder a la PlayStation Network (PSN), y sin tener claro si la culpa es de un fallo técnico, de una encendida defensa de los derechos digitales o de un tercer atacante no identificado.

De una forma u otra, Sony ha anunciado que remodelará a fondo la estructura de su red para evitar que estas caídas, internas o externas, se reproduzcan en el futuro, y siguen trabajando para recuperar el servicio en la PSN, que es uno de los grandes atractivos para los usuarios de la PlayStation 3 y el medio en el que Sony quiere vender desde deportes hasta cine o televisión, convirtiéndose en una distribuidora de contenido de entretenimiento de primera línea.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios