Demandan a Apple por seguir a sus usuarios

Dos usuarios indignados han demandado a Apple, tras descubrir que la empresa almacena los datos de ubicación que registran el iPhone y el iPad, de forma que se podría reconstruir fácilmente la ruta que siguen los teléfonos y las tabletas de casa a la oficina, de la oficina a casa y así sucesivamente.

Hoy en día, cualquier teléfono inteligente que se precie de serlo incorpora funciones de GPS, mapas y demás funciones de rastreo, a lo que podemos sumar las aplicaciones que descargue el usuario y que accedan a la ubicación del teléfono, desde Facebook hasta Foursquare.

Todos estos datos, al igual que el nombre o el correo electrónico de los usuarios -o los números de tu tarjeta de crédito- son información sensible que las empresas aún parecen tener claro cómo manejar. Apple, en este caso, ha admitido que guarda los datos anónimos de sus usuarios para mejorar sus servicios de geolocalización.

Otra cuestión distinta es que esa práctica aparezca en los siempre olvidados términos de uso, en esas ventanas que no leemos antes de pulsar "aceptar". De modo que con frecuencia aceptamos sin preocuparnos condiciones que luego nos parecen inaceptables.

Sin embargo, la demanda presentadas en Florida por Vikram Ajjampur, que tiene un iPhone, y William Devito, que tiene un iPad, no tiene tanto que ver con el hecho de que esa información se almacene como con la forma en la que ocurre. Que es un matiz sutil pero importante.

En su demanda, afirman que los registros de posición de iPads y iPhones se guardan en un archivo sin cifrar en el propio teléfono. Y como demuestra el mapa con las rutas habituales de un reportero de Wired, basta una aplicación de código abierto para trasladar esos datos a un plano.

Como era de esperar, este pequeño escándalo empieza a reproducirs en teléfonos y plataformas móviles de otras marcas, empezando por Google y Microsoft. Y como está ocurriendo con otros servicios en los que empezamos a exigir privacidad, es probable que se inicie un debate en la industria sobre cuánto tiempo, y de qué forma, pueden las empresas guardar los registros de los sitios en los que hemos estado.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios