BAQUIA

Ataque a la PlayStation Network: datos cifrados, demandas y competidores

Si tienes una cuenta en la PlayStation Network, es probable que estos días no estés muy contento. Después de una semana sin servicio, sucesivos anuncios sobre la gravedad del ataque que ha sufrido la red y la noticia de que los datos bancarios podrían haberse visto comprometidos, es difícil mantener el buen humor.

Sony, sin embargo, se esfuerza por calmar los ánimos. En primer lugar, aunque admiten que los datos de las tarjetas de crédito de sus 77 millones de usuarios podrían haberse filtrado, recuerdan que esta información está cifrada y por ahora no tienen pruebas de que se haya descubierto. Por otro lado, señalan que esperan reanudar parte de los servicios de la PSN el próximo martes.

Mientras tanto, van apareciendo las primeras demandas contra la compañía. Y decimos las primeras porque es casi seguro que aumentará, si no el número de demandas, sí el número de demandantes, que podrían agruparse en unos pocos procesos para aumentar su capacidad de presión.

Tampoco los competidores están del todo tranquilos. Microsoft ha alertado de un intento de ataque de phising a los usuarios de Xbox Live, la red de la Xbox 360, concretamente mientras juegan a "Call of Duty: Modern Warfare 2".

Hay otra cuestión de la que no nos olvidamos, y es quién está detrás de todo esto. Mientras la empresa y las autoridades intentan determinar el alcance del problema, otros especulan con los posibles responsables. En Wired barajan varios candidatos (Anonymous, China, hackers que trabajan motivados por amor al arte y hackers que trabajan por dinero), y se inclina por los dos últimos.

Anoymous se ha desmarcado del asunto, y aunque por ahora no está claro cuánto se han llevado los atacantes, parece probable que el volumen de datos robados sea de tal calibre que alcance un valor astronómico, tanto si los delincuentes quieren venderlo como si optan por aprovecharlo ellos mismos.

Las consecuencias para los usuarios podrían tardar un tiempo en verse, aunque algunos ya han denunciado intentos de fraude con sus tarjetas de crédito.

Las consecuencias para Sony, sin embargo, han sido bastante inmediatas. No se trata sólo de la incipiente batalla legal y la ira de sus usuarios, sino del golpe que se han llevado sus acciones en bolsa y de la falta de confianza que esto inspira en los consumidores, justo cuando la empresa intenta vendernos a la heredera de la PSP y sus dos nuevas tabletas PlayStation.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios