Facebook y su política de denuncias, caldo de cultivo para trolls

A veces, las normas absurdas tienen que pillar a alguien con capacidad de influencia para que alguien las cambie. Y por ejemplo, hay que dejar sin página de Facebook a una respetada publicación sobre ciencia y tecnología para replantearse que quizá, responder a las denuncias con cierre inmediato y sin investigación puede ser un poco excesivo.

La cuestión es que Ars Technica se encontró el jueves con que su página de Facebook había sido vaporizada, al parecer tras una denuncia de violación de copyright. La red social no les aclaró ni quién les había denunciado ni por qué, lo que hacía imposible identificar el supuesto contenido infractor.

O, como empezaban os afectados su historia sorbe el tema: "¿Tienes enemigos en Facebook? Facebook está tan ansioso por proteger el copyright que la mera acusación de violación de copyright basta para bloquear una cuenta".

Esa política a la "caza de brujas" es más que discutible, pero también es un reflejo de la presión que los grandes organismos de defensa de los derechos de autor tradicionales aplican sobre empresas de Internet. No en vano, las demandas se han convertido casi en una fuente de ingresos más para algunas empresas e instituciones.

Las compañías del sector han reaccionado a esta presión de distintas formas. Facebook ha optado por la más directa, bloqueando desde cuentas con nombres famosos (aunque sean coincidencia) hasta páginas a las que alguien acusa de estar copiando, aunque sea sin aclarar quién o qué.

Y el caso de Ars Technica no es único. Como han señalado varios medios, en los últimos días se ha utilizado la misma técnica para quitar de la circulación las páginas de Facebook de Neowin o RedmondPie, todas víctimas de denuncias falsas y sin que les dieran oportunidad a defenderse. Es como el ataque DDoS más rápido, sencillo y efectivo del mundo.

En su último comunicado a Ars Technica, la red social más grande del mundo admite que su sistema para evaluar las denuncias "no es perfecto", aunque se explaya en lo detallado y cuidado que está, y señala que están considerando su investigación sobre este caso para refinar el proceso. Lo que tampoco implica precisamente una declaración de que vayan a modificar su política, ni mucho menos a disculparse con los afectados.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios