Ubisoft montará su propio estudio de cine

"Prince of persia: Las arenas del tiempo" ha sido una película de éxito. Un actor protagonista de primera línea -Jake Gyllenhaal-, una sana recaudación de 335 millones de dólares en taquilla -incluyendo 10 millones de euros en España- y una imagen digna de película de aventuras, con una puntuación similar en IMDb a otras adaptaciones como Silent Hill o la saga Resident Evil. Es decir, nada excesiva, pero tampoco mala.

La cinta, basada en el videojuego que Ubisoft basó a su vez en un juego clásico de los 80, ha inspirado a la compañía francesa, que creará una división de cine para llevar a la gran pantalla a los héroes y villanos de su catálogo.

Entre los títulos de Ubisoft que podrían llevarse al cine encontramos las sagas "Assassin's Creed" y "Splinter Cell", que darían para cintas de acción muy del gusto del público y que llegarían con la marca establecida que son sus franquicias de juegos. Sin olvidar varios títulos bélicos, un género que siempre tiene una buena aceptación.

Se espera que la nueva Ubisoft Motion Pictures eche mano de sus divisiones de animación y efectos especiales, que por ejemplo crearon el corto "Assassin's Creed: Lineage" que sirvió como introducción a la nueva entrega de esta saga de sociedades secretas y hermandades de asesinos.

Ubisoft ha fichado a directivos del sector para dirigir su nueva aventura. Al mando de Ubisoft Motion Pictures estará Jean-Julien Baronnet, ex consejero delegado del estudio galo EuropaCorp, mientras que las ventas y el marketing internacionales estarán a cargo de Jean de Rivieres, procedente de Walt Disney Corp, la empresa con la que trabajaron en "Prince of Persia".

El paso de los juegos al cine no es especialmente raro, ahora que los juegos se producen, conciben y comercializan igual que las superproducciones de Hollywood. Tampoco es de extrañar que dados los suculentos beneficios que pueden obtenerse de una buena adaptación, los estudios de juegos intenten asegurarse un porcentaje lo mayor posible de las ganancias, sin necesidad de repartirlo con los estudios tradicionales.

Además, trabajar por libre podría liberar a la empresa de algunas de las restricciones que se imponen a las productoras de Hollywood, que por ejemplo ven entorpecidas sus tímidas propuestas de distribución en Internet por sus acuerdos con las salas de exhibición. Por otro lado, en ocasiones el cine europeo se enfrenta a ciertas dificultades a la hora de competir con las superproducciones estadounidenses, y las cintas basadas en videojuegos no son conocidas precisamente por su gran calidad. De modo que no hay nada seguro sobre el futuro -o el prestigio- del nuevo estudio, pero como mínimo es una iniciativa interesante.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios