BAQUIA

Fortune muestra las tripas de Apple

Tal vez haya quien piense que el funcionamiento interno de Apple es similar al de la fábrica de chocolates ideada por Roald Dahl: un tipo (Willy Wonka / Steve Jobs) tiene ideas geniales, que sus felices empleados (los Oompa Loompas) convierten en productos que entusiasman a la gente, en un ambiente laboral fantasioso y siempre divertido.

Pero no, resulta que Apple no es así por dentro.

Un artículo que publicará la revista Fortune en su número del 23 de mayo, del que podemos encontrar algunos extractos en la Red, desvela algunos entresijos de Apple, por ejemplo, cómo se las gasta Steve Jobs cuando algo sale mal, la gestión interna de la compañía y otras anécdotas curiosas.

Del carácter férreo de Jobs se ha hablado muchas veces. El autor del artículo, Adam Lashinsky, que ha entrevistado a docenas de empleados y otras personas relacionadas con Apple, lo sintetiza en un lance de 2008, tras la presentación de MobileMe, que tuvo una puesta en escena desastrosa, con servidores colapsados y eternas cargas.

Muchos periodistas cuestionaron que valiera la pena pagar por ese servicio. Y para los responsables, el día siguiente a la presentación no fue agradable: Jobs reunió a todo el equipo de desarrollo de MobileMe, les acusó de hundir la reputación de Apple, y dijo cosas como que cada miembro del equipo debería odiar a los demás por lo sucedido. Incuso mencionó los nombres de los que serían los nuevos ejecutivos responsables del proyecto.

El artículo también menciona el discurso que Jobs dirige a los nuevos vicepresidentes de la compañía, a los que les recuerda las diferencias entre su nuevo cargo y el de conserje. Para un vicepresidente, no hay excusas para los errores, y las razones dejan de importar.

Cuenta Jobs a sus nuevos ejecutivos la siguiente parábola: si un conserje no limpia su despacho, le pide una explicación. El conserje puede decir que se han cambiado las cerraduras y no tiene la llave nueva, por ejemplo, una excusa que en su caso es aceptable. “Si eres el conserje, las razones tienen sentido. En algún punto entre el conserje y el CEO, las razones dejan de importar”. Esa frontera se cruza al ser nombrado vicepresidente.

El artículo también habla de los procesos creativos dentro de Apple, que se basan en la premisa de siempre hay alguien preparando presentaciones para Jobs. Y es que el CEO controla al detalle todo lo que tiene que ver con la empresa, desde el diseño de los autobuses que llevan al trabajo a los empleados hasta la comida que se sirve en el restaurante. También los iPads, iPhones y cosas así, claro…

Por último, hay que recordar que Steve Jobs es un hombre enfermo, y eso planea sobre el futuro de la empresa. El artículo menciona la Apple University, un conjunto de profesores de negocios en activo y jubilados que escriben casos prácticos a partir de las decisiones empresariales de Apple y su cultura interna. Altos ejecutivos explican luego esos casos a los empleados. El objetivo: estar preparados para la era post-Jobs..


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios