BAQUIA

Las texturas llegan a las pantallas táctiles

Las nuevas tecnologías llevan años intentando ofrecer la experiencia sensorial completa. Aunque la mayoría de la información nos sigue entrando por los ojos, vamos bastante avanzados en materia de sonido, tanto cuando se trata de hablarle a la máquina -desde consolas hasta el manos libres- como de que nos cante el texto de turno.

De vez en cuando encontramos experimentos sobre el envío de olores, o bromas sobre que el iPad logra transmitir sabores, pero tras la vista y el oído, el siguiente sentido a investigar suele ser el tacto. La expansión de las pantallas táctiles ha adelantado mucho camino, permitiéndonos manejar archivos virtuales como si fueran objetos físicos, y facilitando las cosas a los menos duchos en tecnología.

Lo que nos faltaba hasta ahora es la tecnología opuesta, la de recibir información a través del tacto.

Un equipo de expertos canadienses está experimentando con una pantalla que varía su nivel de fricción para producir sensaciones táctiles, lo que podría dar lugar a nuevas interfaces y a ganar aún más accesibilidad para usuarios con problemas de visión.

El sistema utiliza vibraciones de alta frecuencia para engañar al cerebro, haciendo que percibamos la superficie más o menos rugosa. La pantalla, llamada T-Pad (siglas de "tactil pattern display", o "pantalla de patrones táctiles), reacciona a los gestos del usuario.

Cuando pasamos el dedo sobre un "botón" en la pantalla, las vibraciones se detienen y nos parece que hemos tocado algo pegajoso. Otros gestos nos dan la sensación de ir pasando marcas, o que la pantalla se ha vuelto rugosa.

Los creadores del prototipo señalan que a la gente suele gustarle la experiencia de utilizar su pantalla, aunque algunos se quejan de que se les cansan los dedos después de un rato.

Por desgracia, esta tecnología no tiene fecha de llegada a las tiendas: sigue requiriendo mucha energía y mucho espacio, dos condiciones que le impiden integrarse en los dispositivos móviles, cada vez más pequeños, ligeros y necesitados de eficiencia energética. Pero es cuestión de tiempo hasta que podamos manejar la pantalla, sin mirarla, para pasar de canción.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios