BAQUIA

Google presenta sus portátiles Chromebook

Google ha presentado oficialmente sus Chromebook, portátiles de fabricación propia y equipados con su sistema operativo Chrome OS, basado en el navegador del mismo nombre.

Se trata de la tercera incursión de la empresa en diseñar su propio hardware, después de su móviles Nexus One (fabricando con HTC) y Nexus S (con Samsung). La compañía surcoreana repite ahora como socio, al igual que la taiwanesa Acer, mientras que Intel pone los procesadores. Por el momento hay seis modelos disponibles en Amazon.

Uno de los puntos fuertes del Chromebook es la forma de comercialización. Confirmando rumores que circulaban en los últimos días, Google ha anunciado que además de venderlos, ofrecerá sus ordenadores en régimen de alquiler, con servicio técnico 24 horas al día. Las empresas podrán hacerse con uno por 24 dólares al mes, y los centros educativos por 20 dólares al mes.

Chromebook

A diferencia de los ordenadores tradicionales, en los Chromebook casi todo funciona a través de la nube, con aplicaciones a las que se accede desde el navegador y que almacenan la información en servidores remotos. Y con esto, Google espera librarnos de los "dolores de cabeza" de los PC.

"Arrancan en 8 segundos, se reinician de inmediato y para que los usuarios puedan estar siempre conectados disponen de WiFi y 3G opcional", indica Google en su comunicado de presentación.

El gigante de la Red también señala la ventaja de trabajar siempre con la versión actualizada del software y promete una seguridad a prueba de bombas gracias a varias "capas de protección". Algo que interesará a las empresas es que están trabajando en un sistema que permita controlar de forma centralizada todas las cuentas, aplicaciones y dispositivos de la compañía desde una consola central a la que se accede vía web.

Los Chromebook tienen a su favor un modelo de alquiler especialmente interesante para empresas y centros educativos, que siguen necesitando equipos económicos para los alumnos. En contra tienen la desconfianza del mercado masivo ante la tecnología de computación en nube, especialmente después de sucesos como el demoledor ataque contra la PlayStation Network.

Es probable que Google tenga que tirar de su fuerza de marca para hacer de estas máquinas algo habitual, pero si lo logra sería todo un quebradero de cabeza no sólo para Microsoft, que vería peligrar el imperio Windows, sino para navegadores como Firefox y Opera.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios