La policía británica se compra un software espía

Si actualizas tu cuenta de Twitter, o si pagas una comida con tarjeta de crédito, o si conectas el GPS de tu móvil para ver cómo llegas a un sitio, o si hablas por teléfono, GeoTime puede encontrarte. Y mostrarle a quien utilice el programa un itinerario de dónde estábais tú y tus personas más cercanas, en trayectorias proyectadas sobre un mapa.

Este software, desarrollado por el Ejército estadounidense, acaba de ganar un nuevo cliente con la Policía Metropolitana británica, que según The Guardian no descarta utilizarlo en investigaciones sobre desorden del orden público.

Activistas y defensores de los derechos civiles han reaccionado con indignación, preocupados de que pueda utilizarse para seguir a manifestantes o sospechosos contra los que no hay pruebas.  Y abundan las comparaciones con el sistema de vigilancia de la película de ciencia ficción Minority Report.

"Ya hemos visto la utilización de una serie de tácticas que infringen el derecho a la protesta pacífica, la privacidad y la libertad de expresión, reunión y movimiento", afirmó al diario británico Sarah McSherry, socia de una firma que defiende a activistas ante las autoridades. "Esta última herramienta también podría utilizarse de una forma completamente invasiva y podría ir en contra del papel de la policía de facilitar, y no impedir las actividades de los manifestante democráticos".

En Reino Unido hay aproximadamente una cámara de seguridad por cada 14 personas, y eso en datos de 2009, por lo que no nos sorprende que las autoridades británicas se muestren interesadas en nuevos sistemas de vigilancia. De hecho, el primer ministro británico, David Cameron, ha anunciado que invertirán 2.000 millones de libras en vigilancia sobre tráfico en Internet, dando pie a una campaña de protesta del Open Rights Group.

El británico no es el único Gobierno que ha alzado la bandera de la seguridad para justificar la recogida de datos de usuarios, en estos días la Agencia de Seguridad Nacional de EEUU recoge en seis horas tanta información personal como para igualar la Biblioteca del Congreso, que es la más grande del mundo.  Los ciudadanos cada vez se muestran más preocupados por la información personal que recogen las empresas, pero quizá sea momento de preguntarse también qué, cómo y sobre todo, para qué, se guarda en los registros de las autoridades.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios