BAQUIA

El iPhone. Un mal teléfono imprescindible

Es curioso como el ser humano se castiga sin pudor. Mi iPhone es ya imprescindible para mi y , sin embargo es, probablemente, el peor teléfono móvil que he tenido nunca. Sin embargo, hace tantas cosas y me ayuda a estar tan al día de todo que se lo perdono a pesar de que, con frecuencia, tengo la tentación de hacerme con un “viejo” Nokia y separar las dos funciones, hablar por teléfono, cosa que hace mucho mejor cualquier otro teléfono y la parte de gestión de datos y noticias para la que el iPhone se hace imprescindible.

Tiene menos cobertura que una máquina de escribir mecánica. Se corta cuando quiere, te aparece el teclado de marcador cuando no quieres y tienes que soportar “ruiditos” de todo tipo mientras hablas.

Es como si Apple nos quisiera decir, ¿No habéis sufrido durante años las peculiaridades de Windows? Pues tomad ahora las de Apple, tíos. Los líderes somos así, peculiares y nos debéis la pleitesía del ciudadano vulgar al que hemos hecho feliz con nuestra tecnología increíble.

Lo bueno de estas minusprestaciones es que ha conseguido que la Blackberry siga viva y medre a pesar de todo.

¿Estoy solo?


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios